Revisión conceptual (III)


A punto ya que estamos de presentar nuestra idea en los medios, se me ocurre hacer una revisión conceptual de lo que estamos haciendo en EXTático.
Desde que vine de vacaciones, entre los diferentes proyectos de este año, me he propuesto estudiar profundamente el pensamiento del primer Foucault, el de Las palabras y las cosas o el de La arqueología del saber. En estos momento he llegado a la parte en que Foucault habla de la articulación que existe entre el lenguaje, la historia natural, el mercado como un clasificar y seleccionar análogo y semejante entre ellos porque utiliza el nombre como categoría del ser. Ante este pensamiento se me ocurren dos propuestas, con respecto a la teoría del valor y la clasificación de la marca en el pensamiento del consumidor, como expone Al Ries para el éxito de una marca.
En principio, Foucault habla de la teoría del valor en referencia al mercado como una manera de estar dentro de la representación, es decir, dentro del objeto que se representa en la mente. Este es el componente clásico del conocimiento hasta la edad media. En realidad, hace referencia a la teoría del valor subjetivo de Menger, donde el valor de un objeto no es el valor objetivo del producto por su fabricación, sino lo que vale para el sujeto. Eso implica que si nosotros consideramos al objeto representado un producto de la imaginación, en el sentido esquematico que propone Kant, implica al tiempo y al concepto que nosotros previamente habremos colocado en nuestra imaginación.
Esta idea de una epistemología clásica la aplica no conscientemente Al Ries en su libro sobre El origen de las marcas para explicar que la mente humana clasifica las categorías y da un lugar a cada marca dependiendo de la idea que se desarrolle en ella. Para ello hace uso de la clasificación de Linneo de la historia natural, aseverando la explicación de Foucault con respecto al pensamiento clásico del clasificar y del nombrar. Por eso para Ries el clasificar una idea es nombrar una marca.
Como todavía no he llegado al final del libro no sé la postura de Foucalt para superar la epistemología clásica, pero aunque la supiera, lo que me interesa en esta revisión es que de una manera intuitiva, a mí me parece que la mente humana sigue trabajando en el sentido de la epistemología clásica con respecto a las marcas, clasificando y nombrando.
Entonces en la revisión conceptual actual lo que pretendo es recuperar el valor no productivo de la idea, que es el reloj en sí, sino lo que significa subjetivamente para el cliente potencial.
Cuando un cliente mira el reloj, en principio se le aparece una sensación estética que puede ser agradable o no. En nuestro caso, la imagen del reloj tiene que ir acompañada no solo de la imagen de las formas estéticas, sino de cómo suena armoniosamente el significante EXTático, las formas esféricas del reloj, el color rojo asociado a la acción o la enigmática esfera girada. Esas implicaciones profundas son las percepciones inmediatas que favorecen el gusto estético en la imaginación en la mente del cliente. Esa es la manera en la que se produce de un modo inmediato el valor subjetivo hacia nuestro reloj. Una vez que se ha conseguido esto, la atracción continúa en cuanto que existe una relación con el tiempo propio.
Bueno yo creo que con esto hay bastante. Otro día hablaré de los jucios estéticos a priori de la subjetividad general a propósito de Kant
Un saludo a todos

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>