LA BÚSQUEDA DE LOS ELEMENTOS. Primera parada, Suiza


Ya sabéis cómo surgió la idea de EXTático, allí en la playa de Gandía, pensando en el tiempo que pasa y de los españoles, aunque mi interés por el tiempo proviene desde que tengo uso de razón, pero os voy a contar algo por qué me decidí a fabricar relojes.
En principio pensé que la idea había que reflejarla en un reloj, con lo cual había que fabricar un reloj que fuera hecho por nosotros. Nos decidimos a contratar un ingeniero de diseño industrial que no estuviera viciado por el campo actual de la relojería. Así que tenía que empezar con nosotros y que nos formásemos con ideas nuevas.
Lo primero que hicimos es elegir el movimiento que fue el 6498-1 que es el que mejor se adapta a nuestra idea y diseño. Así que contacte con ETA para indagar qué requisitos tenía que satisfacer para comprar mecanismos. Me dieron un formulario para que rellenara lo más sinceramente posible. En él me preguntaban qué cantidad calculaba que iba a facturar nuestra compañía siendo clientes de ellos. Por supuesto que les dije que eso era como el cuento de la lechera, si facturo tanto ganaré tanto, y les expuse que no tenía ni idea, que posiblemente los primeros años muy poco. La respuesta a mi sinceridad fue negativa. Primera lección, mientras mas morro le eches al asunto mas se van a creer lo que les dices, o por lo menos justifican el riesgo con cuentos de hadas. Y es que actualmente los mercados financieros se establecen bajo factores de alto riesgo, que no es otro que el cuento de la lechera pero en plan brocker, es decir, a lo bestia.
Total que me fui a Suiza a ver si con mis planos y mis proyectos me hacían caso.
Cuando llegué a las oficinas de Grenchen la verdad que todo fue amabilidad. Cristine, nuestro contacto me atendió perfectamente. Me estaba esperando el delegado para España, que no sabía ni torta de castellano. Cuando le dije que era español que quería ser cliente y todo lo que pasó, me empezó a hablar de lo bonita que era España, que si sus amigos gallegos le hacían una queimada, que si el pulpito, que si va todos los veranos y se acuesta a las tres de la mañana (será porque no conoce la playa de Gandía). Digo yo que debe de haber un idioma común que es el del buen vivir y parece que es de lo único que les interesa de nosotros. En fin después de haberme tragado hasta las recetas de los pimientitos de Padrón, accedió a hacernos clientes de la compañía. También fue amable para darme otro contacto por si no tenía suficientes 6498-1 para nuestros EXT por los problemas que tienen en proporcionar movimientos.
Este episodio lo viví en cada una de las compañías suizas que visité para los diferentes elementos de los EXT y aunque ya sabéis que los otros elementos no los fabricamos allí, mi búsqueda por aquellas tierras me transmitió la idea de que aquí en España sabemos disfrutar de nuestro tiempo. Claro que no fue el momento oportuno para contarles que en España estamos muy deprimidos por el problema que tenemos en relación al tiempo medido y el tiempo propio como os expliqué en el post “Sobre el concepto del trabajo”.
El próximo post sobre logística tendrá mucha salsa
Saludos futuros EXTátic@s
Os paso el enlace de ETA que podéis acceder a los planos de movimiento

Eta clientes

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » La China Mandarina. Primer viaje (I) - [...] sabéis lo de la búsqueda de los elementos y mis primeras indagaciones. Así que después de encontrar los movimientos …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>