Hora EspaÑola: concepto de marca (II)


En principio Hora Española es una marca registrada al igual que EXTático, que implica varios aspectos y entre ellos la calidad. Ya explicamos lo que significaba la hora española en relación al tiempo, como un tiempo propio, flexible y plástico, donde nos queríamos desmarcar del tiempo medido, del tiempo del trabajo mecanizado que contiene trazos del taylorismo y del fordismo como control del tiempo. Esta idea de control del tiempo y la productividad en cierta forma empieza a surgir con la división del trabajo especializado en el regimen de las subcontratas del sistema de etablissage de los talleres suizos de relojes, donde para aumentar la producción se diseñó este sistema de trabajo, mucho antes de que se estableciera en Japón o China. Así el mismo concepto de reloj como medida del tiempo cronometrado en su relación con el trabajo y la productividad está directamente relacionado con su origen suizo en el mismo seno de la sociedad industrial y en contra de la flexibilidad y de la imaginación.
Por contra el concepto de hora española surge de la formación de amigos que aparece en la España del siglo XVI, donde los caminos se llenan de hospederías y el sector servicio aumenta. En estas hospederías el tiempo es tranquilo, flexible, y se forja en la amistad y en la plasticidad, dentro de todo el ámbito peninsular. El tiempo ibérico es simpático porque cree en la relación y el intercambio. Es debido a nuestra orografía particular que nos hace pensar por figuras, que nos aporta nuestra capacidad de imaginar. Según Deleuze, es propio de los pueblos mediterráneos pensar por figuras, nos permite una gran imaginación, que se vuelca en una creatividad figurativa tanto en el lenguaje como en las formas pictóricas, además del aspecto relacional dentro de las formaciones sociales de amigos.
Ahora bien, si la descripción de la idea de hora española contiene un origen histórico al igual que el tiempo medido del swiss made, a la hora española le acompaña la imaginación propia de los pueblos mediterráneos.
Pero todo el desarrollo de nuestra idea no tendría validez si no utilizáramos el mismo criterio de calidad que se usa para el swiss made. Nuestra idea producto está basada en una calidad contrastada, que es prioritaria para el desarrollo de nuestra marca. Si nos hemos desvinculado del Hecho en España es porque todavía la marca España tiene unos matices no superados por los propios españoles en ralación al producto. Nuestra idea-producto quiere dejar atrás ese lastre para empezar de cero en relación a una marca que identifique la calidad, la imaginación la plasticidad, la flexibilidad y el tiempo propio dentro del concepto de Hora Española.
Puede que España se le critique como un país de servicios, pero ¿no es la misma idiosincrasia del español, de la formación de amigos contener esta esencia?. Y ¿el sector terciario es tan despreciable como para que lo apartemos de un desarrollo económico? En cambio, lo que verdaderamente tenemos es imaginación y esto es exportable. Puede que cuando nos demos cuenta que esta capacidad es intrínseca a nuestra naturaleza, que se desarrolla con la flexibilidad del tiempo y no con la rigidez del cronómetro, empezaremos a exportar ideas, que es de lo que adolece la sociedad industrial. Por nuestra parte esperamos lograrlo, pero no creemos que sea a corto plazo.
Saludos EXTátic@s

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » El tamaño de las empresas en la innovación - [...] del tiempo en cuanto es una relación y no una productividad fordista y toyotista que aquí en España no …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>