El té


Uno de mis nuevos descubrimientos para las tecnología del estar-bien ha sido el té. Como ya os dije, hace dos años dejé de tomar café y desde entonces han desaparecido los problemas de alergia, depresión, ansiedad y estomacales, lo cual casi me parece increíble. Los problemas de alergia debido al café son debidos a la respiración rápida o disnéica, que impide llenar los pulmones en su máxima capacidad. La depresión es porque los depósitos de serotonina se vacían continuamente con la excitación y con el tiempo no puedes recuperarlos rápidamente y la cafeína en exceso es la que ocasiona el resto. El problema es que, como cuando te dejas de fumar, que baja el metabolismo y las calorías siguen siendo las mismas y por tanto aumentas un poco de peso. Pero las ventajas son mayores en cuanto se apartan otros problemas mayores como he descrito.

El problema es que al suprimir el café, he estado durante dos años como si fuera un zombi y eso me ha costado superarlo, ya que me había acostumbrado a un estado de permanente excitación, que yo entendía por lucidez. En mi último viaje a China he redescubierto el té. Allí el café no está muy bien visto, pero en realidad el té se compone de teína que tiene la misma estructura que la cafeína, pero en menor contenido. Además que contiene teobromina que es una sustancia que también tiene el chocolate y eleva los niveles de serotonina y por lo tanto es buena para la depresión. Asimismo el té rojo por lo visto disminuye el colesterol y quema grasas, con lo que ayuda a disminuir esos kilitos de más después de las vacaciones.

Por último, es interesante ver que en la cultura china, todo se realiza alrededor del té. Si te vas a comer, comes con té, meriendas con té, cenas con té. Todavía se está riendo un coreano que coincidí con él en una comida y que tiene una empresa de relojes de diamantes para los USA, cuando pedí una coca cola light sin cafeína allí en la china. Para colmo pedí helado de postre con nueces cantonesas como en los restaurantes chinos y siguió el descojono.  

En fin, que ya me he incorporado el té en mi dieta particular y la verdad, casi es un ritual que me agrada. Con el café me lo tomaba casi quemando y ahora me espero bastante a que se enfríe. Momento oportuno me recordaría Aristóteles.

Saludos EXTátic@s

2 Comentarios

  1. Pues Nadia y yo somos muy amantes del te, del buen te y bien hecho. Es muy importante calcular, y saber, medir el tiempo de “pensamiento” y poner la cantidad justa. Así el agua coge su sabor perfecto. Nunca hay que dejar hervir el agua.

    Y por cierto los Roobios son un tipo de te, sin teína, que para dormir sientan genial…el de chocolate esta…mmm

    salu2!

    Responder
  2. Estoy contigo con lo de que el café es malo pero agradezco tu expliclación M e ha aclarado muchas cuestiones,incluso sobre los estados de ánimo Ami me gusta tambien mucho el té y me lo suelo tomar con hielo Ahora en el verano es muy refrescante

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>