Por qué hago relojes


Me gustaría contestar a esta pregunta diciendo que si mi abuelito me enseñó la profesión en un valle perdido del norte de España o que yo era un fiera de la ingeniería y arreglaba los relojes a mi padre. Alguna vez he estado tentado en decirlo, ya que todo el mundo me pedía una historia, pero ni conocí a mi abuelo y lo más parecido a un reloj que yo he trasteado en mi infancia ha sido el Meccano.

De todas formas, nada surge porque sí. En mi caso ha sido por un cúmulo de circunstancias, que han confluido en un momento oportuno. Creo que ahora estoy en condiciones de contestar a esta pregunta rememorando el tiempo pasado, que forma parte de mi tiempo EXTático.

Lo que recuerdo en primer lugar es un interés en las respuestas metafísicas desde muy muy pequeño. Recuerdo preguntarle a mi padre por qué moríamos, ya que pensaba que los niños sí que morían pero los padres vivían para siempre. Recuerdo también interesarme por la idea de Dios y la eternidad e intentaba imaginármela, pero nunca conseguía ni un atisbo de ella. Es decir, todo lo que implicaba un tiempo en relación a mí o a lo que me rodeaba siempre me ha preocupado, hasta tal punto que estudié la licenciatura de Filosofía y el doctorado. Todavía sigo con ello participando en varias sociedades como la SIFG (sociedad ibérica de filosofía griega) y en el blog del surfista.

Por otra parte, la vena industrial también me ha apasionado. Me encantaba construir maquetas de aviones de la II guerra mundial y tenía toda la coleción de la Revel, ensamblada con toda la meticulosidad que podía ofrecer un niño de 11-12 años. Lo del Meccano coincidió por aquellas fechas. Asimismo recuerdo la pasión por el motor de explosión. Me encantaba dibujar y comprender los cuatro tiempos de su funcionamiento, y ya en aquel entonces quería construir motores. La verdad es que me gustaba todo lo que fuera fabricar, pero escogí una carrera que se dedica a arreglar, la medicina.

Cuando terminé la carrera de medicina, ya había decidido hacer la especialidad de estomatología, ya que trabajar en un servicio de la seguridad social en los años ochenta era ir fácilmente a la depresión, entre el moving, los gritos y el estrés que existía en ellos por aquel entonces. No iba con mi idiosincrasia trabajar de esa manera. Así que empecé con lo de dentista abarcabando todas las subespecialidades de la estomatología. Quería ser el mejor en todas, pero me decanté por dos, la mía actual que es la ortodoncia, y la prótesis. Con la prótesis no podía soportar a los protésicos que pensaban que un dentista no era capaz de hacer una protésis con sus propias manos. Así que, una vez que empecé a ejercer como dentista general, me propuse realizar todos los pasos en la confección de la prótesis dental, desde el tallado en boca hasta la microfusión del metal y horneado de una prótesis de cerámica. Para ello tuve que comprarme mi propio laboratorio, que tenía en la misma clínica, aprender sobre procesos industriales de microfusión, metales, terminación, mecanización, etc. lo cual me ha servido mucho  para dar el paso final a hacer relojes. Fui de los muy pocos dentistas en España que realizaba todo el proceso de confección de una prótesis dental. Eso lo mantuve durante un año antes de dedicarme exclusivamente a la ortodoncia. Podéis ver mi blog, único en el mundo ya que es la clínica día a día y mi web.

Un buen día en la playa con mi mujer mi hermano y mi cuñada, todo este cúmulo de circunstancias se conciliaron y decidimos dar forma al tiempo, al tiempo EXTático de la hora española. No podía existir un mejor lugar para que una idea surja que nuestra playa de Gandía. A partir de este punto ya sabéis la manera en que hemos realizado esta idea.

Ayer me preguntaban que hasta dónde estoy dispuesto a llegar con este proyecto, y por supuesto contesté que hasta el final. La verdad es que no hay final sino un proyecto constante, renovable,que en realidad a mí me gustaría que perdurara después de mi existencia. Si algo es posiblemente parecido al alma es precisamente eso, que nuestra empresa perdurara el mayor posible tiempo posible.

Esta es la historia real de cómo se le da realidad a una idea. No es tan fácil llegar hasta aquí y tampoco que sea el capricho de un día. Es la confluencia de muchas circunstancias la que da forma a un proyecto. Precisamente esa confluencia es lo que proporciona una mayor fuerza a nuestro concepto, a nuestra marca, EXTático-hora española.

Un abrazo a todos amigos EXTátic@s

4 Comentarios

  1. Pués mi más sincera enhorabuena por aquella decisión, tomada en aquél momento, en aquél instante del preciado tiempo.
    Hace poco he tenido la oportunidad de formar parte de esas personas que lucen en su muñeca un reloj EXTatico. Me encanta el mundo de los relojes y aprecio las piezas españolas que, además, envuelven un significado más que profundo en su realización.
    Simplemente me apetecía hacer este comentario, me encanta vuestro proyecto y la profundidad del mismo. Si alguna vez os apetece incorporar a alguién, no dudeis, por aquí andamos amantes del tiempo, la libertad y de proyectos diferentes.

    Un saludo y gracias

    Responder
  2. Gracias Jose Luis, la verdad es que para mi también es una goazada el que se le ocurriera hacer relojes. Me apasiona, son geniales. Son un punto de inflexión.

    Te recomiendo que visites nuestro foro que es genial, si no lo has hecho ya.

    salu2!

    Responder
  3. Gracias Jose Luis por tu comentario. Hemos visto tu blog y nos encanta. Ya lo hemos incorporado a nuestros enlaces.
    Espero que sigas haciéndonos comentarios en el blog y en el foro. Me gustaría publicarte algo tuyo en el boletín. Mira a ver en qué apartado te gustaría escribir.
    Un saludo :)

    Responder
  4. Nuevamente escribo, en este instante español, para agradecer vuestras palabras y el honor que me hace el que desde vuestro blog se enlace el mío -y viceversa-.
    Soy amante de los relojes (pasión desde niño), que tiene que ver con amar el tiempo y cada instante que el mismo nos hace disfrutar, cada uno a su manera.
    Tenía ganas, desde hace tiempo, de tener en mi humilde colección vuestro reloj. Lo conseguí hace poco, no sin esfuerzo, y la verdad es que puesto en la muñeca es mucho más fantástico, elegante, español y atractivo que en fotos y revista.
    Soy de esos que creen que el minuto que no se aprovecha no vuelve, así que trato de no parar quieto ni un instante.
    Estaré encantado de participar en lo que os apetezca, en el apartado dónde creaís puedo aportar alguna palabra entretenida y/o reflexiva, y también, cómo no, en algún proyecto EXTático relojero…
    En fin, que ojalá todos los días, todos los momentos, dieran para disfrutar así.
    Nuevamente, gracias.

    PD. Lo del negro y el rojo me encanta, por eso elegí ‘Futuro Intuído’. Cierta coincidencia, también, en blog’s.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>