Técnicas del Se. El estar atento


Decía Marco Aurelio que una de las tareas mas importantes en el cuidado de sí es el estar atento a todas las percepciones y faenas que se realizan. El Se como un constructo de la imaginación tiene la facultad de focalizar la acción y por tanto de atender a las sensaciones. El problema es que con el exceso de velocidad hay que hacer un elogio a la lentitud para poder detener la percepción o el pensamiento para conocer lo que se está haciendo. Por ejemplo, en la percepción de las sensaciones gastronómicas yo soy de las personas que estoy pensando en el postre cuando leo la carta del menú o cuando estoy en el gimnasio pienso en la última repetición de la serie cuando no he empezado ninguna. Eso es vivir el futuro y en el futuro, sin estar atento al presente. Es como vivir en la nada del tiempo, como el que vive del recuerdo sin comprender que el tiempo son los tres extásis, pasado, presente y futuro.

Hay una buena novela, El descubrimiento de la lentitud de S. Nadolny,  que narra la historia de John Franklin, un navegante inglés del S. XIX, que era un poco lento en el conocimiento y en la ejecución de sus acciones. Cuando la leí mi conclusión fue que a veces las acciones lentas y meditadas pueden dar un resultado más satisfactorio que las ejecutadas con las prisas. Pero como siempre no se puede enarbolar el estandarte de la lentitud como hacen los de Slow Food, ya que en realidad el Se que creamos marcha en la línea del horizonte reflexivo, que enfoca el momento adecuado para la acción de acuerdo a sus técnicas o tecnologías propias.

  Deleuze en ¿Qué es filosofía? divide el Pensamiento-cerebro o lo que él llama superjeto en tres planos. El primero es el pensamiento o la filosofía, cuya mayor propiedad es la velocidad. El segundo plano es la referencia o la ciencia que pertenece a la lentitud. El tercer plano el arte aparece como sensaciones materiales que tienen vida propia. Creo que el arte es la bisagra para entender la velocidad del pensamiento y la lentitud de la ciencia en cuanto es investigación y desarrollo metodológico. Con las sensaciones materiales aplicadas a nosotros mismos nos detenemos en ellas, pensamos las figuras y nos acostumbramos a no precipitarnos en la toma de decisiones, cuando tienen que ser necesarias para ello.

Por ejemplo, la mayoría de los médicos usamos la velocidad, el pensamiento rápido para la toma de decisiones. Por ello muchas veces no se está atento a las sensaciones y se toman caminos desacertados por falta de lentitud en el pensamiento, que nos beneficiará de una metodología con mayor rigor científico. Y esto ocurre en casi todas las profesiones donde la velocidad se vuelve rutina y no se usa la detención para un enlentecimiento de acuerdo con las sensaciones del estar atento, que beneficiará la decisión final.

Mi conclusión es que hay que estar atento a nuestras sensaciones, a lo exterior para comprender lo interior. El estar atento es reflexivo, ya que nos permite la interacción entre lo de afuera y lo de adentro, ser conscientes del horizonte del Se. Para ello hay que saber cuándo hay que enlentecer la velocidad, parar-se, detener-se. Como siempre la reflexividad del Se en el estar atento es una disyunción sintética, “velocidad y lentitud”, aunque sinónimo de acción y memoria o velocidad y detención.

Ya os he descrito otra técnica del Se. Un saludo EXTático.

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » Gimnástica - [...] mal realizado nos puede llevar a una lesión de las articulaciones. La gimnástica consiste en estar-atento a estas situaciones …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>