Preparar-se. Tecnologías


Preparando-Se en el Santo Mauro

Hace unos años estábamos paseando Alejandra y yo por la playa, hablando de su carrera de derecho y me di cuenta de la importancia del preparar-Se. El mismo verbo explica su significado. Viene del latín “preparare” que en esencia es disponer, evolucionado en el castellano antiguo como parar o detener. En el preparar se implica la detención del tiempo y si viene acompañado de la reflexividad del Se, entonces es la capacidad que tiene el Se de detener una acción en el tiempo, que dispone de él para reflexionar. Es el poseer el tiempo, tenerlo. Ya no vale la excusa de que no se tiene tiempo para hacer aquello o lo otro, lo cual sugiere la existencia inauténtica de Heidegger, sino que se lo posee en su carácter de detención. Junto con el Estar-Atento que hablábamos ayer, la preparación permite ser dueños de nuestro propio tiempo.

A su vez, el preparar-Se incorpora el disponer y esto según Heidegger es un principio por el cual Se dispone una acción, una cosa o algo para ser realizada. Es decir, esta disposición supone una ruptura con los límites que surgen para algo. Si se está “dispuesto” a realizar una acción es que se está “preparado” y por lo tanto se rompen los impedimentos para ello. 

 Con el problema de la velocidad por estandarte del tiempo, la gente no se prepara ni se dispone a ninguna acción. Sencillamente las acciones las realizan tal y como vienen. Por ello todo tipo de acción necesita una preparación y una disposición, incluso las futuras que para ello está la intución (acordaros del Futuro Intuido).

Varios ejemplos. Cuando preparamos el diseño de un reloj lo hacemos en base al nombre y a la serie que vamos a desarrollar. Antes de diseñar en papel, ya hemos esbozado un plan para disponer y desarrollar en lo posible ese modelo. Hemos recabado mucha información para prepararnos y luego nos disponemos a la acción. Otro ejemplo. Cuando empiezo la semana, ya he dispuesto los días que voy a correr, cómo lo voy a hacer cuántos días voy a dedicar a las pesas y el programa que voy a realizar. Incluso me planteo disposiciones mensuales, anuales o trienales, e incluso más allá. Es una manera de tener el tiempo, de poseerlo, ya que teniendo el futuro, la predisposición, y aprendiendo del pasado, la memoria, realizaré la acción, el presente, desde la mejor manera posible.

Y me diréis, esta manera de pensar ¿no es excesivamente rígida? Yo creo que no, ya que la velocidad de la intuición siempre nos permite un gran margen de maniobra. No desechamos la velocidad, pero sí la fuerza inercial que ella misma implica en la acción. Por ello, el preparar-Se es una buena técnica para saltar la limitación de ese momento inercial de la aceleración que supone la vida diaria, ese no-tener tiempo del que todo el mundo se queja y que da origen a lo que Heidegger explicaba como la existencia inauténtica.

Mañana os hablaré de nuestra dependencia tecnológica. Un saludo amigos EXTáticos.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>