La tierra no es tan plana

Hace ya uno cuantos post hablaba sobre las ideas de Friedman en relación al aplanamiento de la tierra. Él consideraba que las nuevas tecnologías estaban transformando la realidad industrial de las diferentes empresas debido al derribo de diferentes barreras como era por ejemplo la distancia. Friedman piensa que existen una serie de aplanadores que permiten que las empresas puedan fabricar a bajo coste y con calidad en diferentes partes del mundo. Así el traslado de fábricas a otros lugares, la subcontratación y la búsqueda de información favorecen al comercio y el desarrollo de las empresas que busquen competir en del mercado.

Pues bien, si anteriormente me parecían una ideas magníficas y con verdadero sentido, después de mi periplo asiático me he dado cuenta que existen varios factores para ponerlas en duda. En principio, creo que la búsqueda de información es posiblemente el único factor que prevalece a medias como aplanador, ya que es imposible que una empresa subsista con el único conocimiento que le pueda ofrecer su entorno o su experiencia. Las nuevas tecnologías permiten acceder no solo a buscadores, sino a una multitud de datos que pueden mejorar el producto, pero también las relaciones dentro de las empresas, la gestión o la búsqueda de capital. Aún así, las empresas tienen que continuar asistiendo a ferias, contactando con gabinetes técnicos que informen de la factibilidad de sus productos si pretenden estar al día de lo que se gesta en sus propios sectores. A pesar de que puedan acceder a toda la información especializada, gratis o de pago, la opinión de un experto es necesaria, incluso si la empresa posee un departamento de I+D+d. Esto implica que la búsqueda de información, a pesar del aplanamiento todavía sigue localizada, incluso a veces es la misma zona de ubicación de la empresa. Es decir, la tierra se aplana pero no es tan plana.

Con respecto al tema del traslado de fábricas, creo que es un concepto que puede dar rentabilidad a corto plazo, pero a largo plazo puede ser un inconveniente. Hay que considerar que introducir fábricas en China por ejemplo, se necesita un  socio que no piensa como un occidental. Como todos piensa en su propio provecho, pero no considera que el occidental sea un socio que se comparta lo bueno y lo malo. Además, el gobierno chino está por la labor de igualar los subsidios sociales a niveles occidentales, así como los salarios a medio plazo. Son conscientes del margen de beneficio que obtienen las empresas occidentales fabricando en China, por lo cual su visión es que es una pérdida para ellos. Lo primero que intentan conocer es el precio de mercado de un producto fabricado en China para saber cuánto beneficio están perdiendo.

El tema de las subcontratas está claro y sigue siendo claro, pero incide el mismo problema. Las subcontratas en China o en la India están subiendo continuamente los precios, ya que piensan en ese mismo tipo de margenes de beneficio que dejan de obtener. Además, aparece el tema del tiempo, ya que acostumbrados a pedidos exigentes en tiempo, obvian un tanto la calidad, ya que no están no se solían devolver. Desde que Mattel ha tenido tantos problemas con sus juguetes y toda esta producción tuvo que ser fabricada de nuevo con rigurosos parámetros de exigencia, ha repercutido en los tiempos de entrega de los productos chinos, pero también en el precio. En consecuencia, en poco tiempo dejará de ser beneficioso fabricar en China, solamente en los sectores tradicionales podrían salvarse, como el textil, pero no en sectores que no se basen en la producción masiva o en sectores muy especializados que necesiten un muy rápida innovación.

Como corolario, hablaba Friedman sobre la necesidad de la imaginación en las empresas. Esta afirmación es completamente cierta y va acompañada de la innovación, con lo cual las empresas tienen que valorar el talento. Ahora bien, el mercado exige imaginación e innovación constante y con las fábricas al otro lado del mundo y subcontratando todos los elementos de un producto, difícilmente se puede ser competitivo en un mercado que la introducción de productos se va acelerando cada vez más. El desarrollo de un producto y su puesta en el mercado tiene que ser menor que el de la competencia, y fabricando lejos es muy dificultoso.

Por último, Friedman menosprecia el valor de una buena mecanización, pensando en que ese trabajo es muy fácil de desarrollar en cualquier parte del mundo. Esto puede ser cierto, pero se necesitan horas y horas de trabajo especializado y de pérdida y utilización de materiales para conseguirlo, con técnicos especializados que posean un talento espacial para concebir la pieza antes de mecanizarla y considerar su factibilidad técnica con las máquinas que posean. Una máquina de tres ejes bien utilizada por un técnico de mecanización, puede ofrecer algunos mecanizados muy sofisticados, y eso es talento que sin la barrera idiomática es muy interesante aprovechar. Por eso la tierra no es tan plana.

La consecuencia de todo esto es el replanteamiento de nuestra empresa, buscando la posibilidad de que la mayor parte de los componentes de nuestros relojes sean fabricados cerca de nuestro lugar de origen. Además, esto nos permitiría muy pequeños stocks, esperando la posible aceptación del producto, y a la vez algo más importante, la posibilidad de presentar con bastante asiduidad nuevos productos.

Un saludo a todos amigos EXTáticos.

1 Comentario

  1. Pues hemos aceptado volver a la localización y estos objetivos del post se están cumpliendo. ¡Menos mal que la tierra todavía es redonda!
    :)

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>