Analisis de la confianza y el confiar en los españoles

Siempre me ha extrañado la poca consideración que tienen los españoles a las personas o a las empresas que respetan la palabra dada. Eso es la confianza, respetar la palabra dada. Por eso mi deducción fue que los españoles no confiamos en nadie o no nos importa la confianza. Nada más lejos de la realidad

En la base de la confianza existe un significado que va más allá del primario etimológico, ya que si en primer lugar la confianza proviene del confidere latino que supone fe o creencia, esa creencia latina era algo más para la cuna de la civilización occidental, era la base de la verdad de la representación. Así para los griegos cuando se pronunciaba una palabra, una proposición o un juicio, en ello iba contenido su verdad o falsedad, pero se creía en esa afirmación con plenitud de existencia. Es decir, si la palabra era un sustantivo que implicaba un objeto como “árbol”, en el mismo momento que se representaba una visión en la imaginación, implicaba la existencia del objeto, ya que la palabra “árbol” iba indeleblemente ligada a su significado y a su subsistencia. Algo más complejo es la confianza o creencia en el juicio, pero la esencia es la misma que explicaba Parménides, que todo lo percibido no es un mero nombre, sino que encierra la verdad del existir que no es otra que poder confiar en lo que vemos y hablamos. Por este motivo, cuando los griegos daban una opinión, expresaban su palabra, en el mismo significado de la proposición iba implícito algo más que un sonido, que era la coligación de la verdad en sí misma con la palabra y el objeto como si fueran uno.

Si la imaginación es una de las virtudes de los españoles y la confianza o creencia se basa en la verdad de la imaginación, entonces los españoles en realidad lo que poseen es confianza y confían en la palabra más que ningún otro pueblo. Y si no, hay que ver la creencia desmedida que tenemos aquí en España con los tomboleros de palabra fácil, a los que constantemente les oímos y confiamos una y otra vez, cayendo en la confianza que nos dan sus vacías palabras, pero llenas de sentido por nuestra imaginación. Entonces, ¿cuál es el problema si lo hay? El problema es la concepción del tiempo que tenemos los españoles, que se refleja en el confiar, desde el punto de vista del acontecimiento como presente continuo como un verbo transitivo que indica que la acción del confiar siempre se realiza puntualmente. De ahí el creer en la palabra huera o en lo que se ve que no lleva el recuerdo de la memoria como pasado o la expectativa del futuro. A pesar de que Deleuze se refiere a los verbos en infinitivo como el confiar, como el sentido del tiempo eterno, de ese presente continuo de la acción y de la pasión, sea transitiva o intransitiva, el confiar puro de los españoles tal y como aparece en este sentido del acontecimiento como verbo, como presente continuo, implica un desapropiamiento del tiempo propio, que es el tiempo extático.

Desde este punto de vista, la confianza ha evolucionado desde su perspectiva etimológica como creer en la verdad de la palabra a través de la imaginación, en una acción en el tiempo. Si para Deleuze esta acción es intemporal, el riesgo es la pérdida del concepto del tiempo propio en base a la acción puntual de confiar siempre, sin el sentido del tiempo que implica la confianza ahora extática. Si alguna vez hemos dicho que los españoles solo piensan en el futuro cuando hablábamos del concepto del trabajo, ahora exponemos que el confiar continuo es fruto de creer en la verdad, pero desde la perspectiva del presente, aquí y ahora, obviando la memoria (las veces que no se ha cumplido esa palabra) o el futuro, que son las expectativas o la seguridad en él. Por eso, el cambio vendría en comprender el tiempo propio de la acción extática, que engloba el pasado, el presente y el futuro en cada momento. Es el tiempo EXTático.

Pero, ¿es útil pensar en la confianza extática? A mi juicio sí en cuanto que el individuo recupera para sí mismo su propio tiempo y actúa con un criterio de coherencia en relación a su proyecto de vida. En realidad, se convierte cada vez más en propietario de su designio como acepción del pensamiento de la voluntad, que al fin y al cabo era lo que destacaba Aristóteles de los aristoi o los señores que son dueños de su propio destino.

Bueno, como veis ya empiezo a calentar motores y eso que todavía continuo de vacaciones hasta el lunes. Saludos EXTáticos.

2 Comentarios

  1. Me sorprende que no haya comentarios frenta a tan interesante texto. ¿en qué están los españoles?
    He debatido el tema de la confianza con diversos grupos, analizando diversas perspectivas, desde Heidegger a Kant, con algunos nombres que si bien pueden despertar reacciones adversas, los considero importantes y a cada uno con su mérito propio: Fernando Flores, Feiipe Gonzalez, Carlos Slim, siempre el tema de la confianza (lo que creemos) resulta crucial. Escribiré algo al respecto y citaré este interesante blog.

    Un saludo

    mam

    Responder
  2. Muchas gracias por tus comentarios. Sabes que aprecio mucho tus escritos en el blog salmón, además de ese blog que tienes de abriendo mentes y mundo.
    Sobre el concepto de confianza es un tema que vengo trabajando desde que presenté mi tesis doctoral, que incluí como apéndice. Tengo previsto editar varios post sobre el tema en el blog del surfista y puede que en el presurista. Aquí te paso varios enlaces más cuando hablé sobre el tema. Interesante la serie sobre la confianza visto desde clases de empresas

    http://extatico.es/blog_ext/?p=115

    http://extatico.es/blog_ext/?p=118

    http://extatico.es/blog_ext/?p=120

    http://extatico.es/blog_ext/?p=121

    Un saludo muy fuerte y te sigo leyendo :)

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » La lealtad es un activo de futuro - [...] en alguna cosa. La confianza está vinculada al creer mientras que la lealtad se asocia al cumplir. Se puede …
  2. EXTático » La franqueza no vende - [...] dejar seducir por el lenguaje adornado del encantador de serpientes, cuyo personaje conceptual es el tombolero, del cual ya hemos hablado …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>