Gimnástica


Foucault habla de la Gimnástica como otra de las tecnologías del yo de las que eran muy propensos los griegos y sobre todo los estoicos. De la Gimnástica me gusta resultar la etimología que presenta Foucault como un ejercitarse o entrenarse a sí mismo. Se habla que la palabra proviene de “gumnos” que significa desnudo, ya que los atletas griegos practicaban los ejercicios corporales desnudos.  Como gimnastiké era la técnica o arte del ejercicio en cuanto la gimnasia era ejercicio físico. Pero en la etimología de Foucault, la gimnasia expresa más que ejercicios corporales, un amplio abánico de técnicas como la abstinencia sexual, la purificación o la privación física. Estos rituales de purificación se presentaban con situaciones reales incluso en la comida, como por ejemplo Plutarco que se entregaba a activdades deportivas muy duras o renunciaba a platos exquisitos que uno mismo se ponía delante.

En realidad, la gimnasia desde el sentido que le confiere Foucault deriva del verbo “gumnazo”, que en su voz media significa ejercitar-se o adiestrar-se. En realidad, el ejercitar-se es reflexivo y por lo tanto es el Se el que compite consigo mismo, si comprendemos que el competir es más bien un adecuarse a la situación. Ya hablaré de la competencia, pero lo que la gimnástica es de ser adecuado entrenándose uno mismo para cada situación real de la vida. Esto supone que el Se o uno mismo tendría que provocar actos que le permitan estar entrenados para la vida diaria.

Yo creo que ya existen en la vida diaria muchos acontecimientos que nos permiten entrenarnos sin tener que provocar situaciones reales, ya que el mismo desarrollo de la vida es un acontecimiento temporal de muchas acciones que nos permiten entrenarnos. En el ámbito deportivo lo sabemos cada vez que entrenamos, sea corriendo o con la rutina de pesas. Así sabemos que un desayuno excesivo nos puede bajar la glucosa en plena actividad o un entrenamiento mal realizado nos puede llevar a una lesión de las articulaciones. La gimnástica consiste en estar-atento a estas situaciones para adiestrarse y aprender de ellas. A nivel mental ocurre lo mismo, tanto en las relaciones afectivas como en las laborales. Cada situación supone un desenlace y muchas veces no es el adecuado. La gimnástica nos adiestra con ese estar atento a las acciones que desarrollamos rutinariamente para que no se nos escape el adiestramiento que nos puede deparar un escenario de circunstancias concretas, al que posteriormente podamos recurrir. Por ello no es nada nuevo esa gimnasia mental que utilizamos como disciplina, que sería el uso de la memoria, el desarrollo de la creatividad, la visualización de un contexto determinado o el juego, puede ser una guía para nuestro bienestar y el uso más consciente de nuestro tiempo propio, ya sabéis, el tiempo EXTático o como dice uno de nuestros mantras, Memoria y Acción.

Un saludos amigos EXTáticos.

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » Gimnástica (II) - [...] las tecnologías del estar-bien, este apartado es básico, pero desde el punto de vista EXTático, que es el del …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>