Perspectivas matinales.

Hoy quizá he cambiado un poco mi perspectiva de ayer, ya que me acosté con un mal sabor de boca, preparando una diatriba contra la mentira de las financiaciones. Pero desde el lado positivo hay que valorar el esfuerzo que está realizando el CEEI, así como las personas que lo componen en Alcoy, que verdaderamente son geniales. Solo por ellas merece el esfuerzo de continuar peleando en el asunto, porque de verdad se alegran de que todas las iniciativas prosperen en la comarca, en Alcoy y en España.

De todas formas, mis impresiones de hoy, aunque no varían mucho de las de ayer, son fruto de haber rumiado con detenimiento nuestra mañana en el foro del CEEI. Me gustaría exponer la presentación del Profesor García Reche, pero será en alguna ocasión cuando hable sobre el mercado. El asunto es que me sorprendió bastante observar que en España el tan manido tema de que no se innova no es correcto. Lo que sucede es que no se apuesta por ello porque no se puede por una parte o porque no se quiere por otra. Ayer, todas las ideas que se presentaron fueron muy atractivas desde el punto de vista tecnológico. El problema visible es que todas esas ideas conllevan un alto riesgo de financiación y puede que de viabilidad.  Entonces, no nos dejemos engañar, el capital riesgo aquí en España no es que no quiera financiar es que no tiene el suficiente capital para iniciar este tipo de empresas, que no sabe qué les puede deparar el futuro. No es comparativo el capital riesgo en USA, ya que en aquel país cuando se apuesta por algo se comprende que los números en tecnología pueden ser un hueco sin fondo. Ahora bien, hay muchas entidades americanas que su deseo, aparte de hacer dinero, es el de convertir su país en el máximo exponente de la tecnología. A otro nivel en China y el Estado como soporte de las inversiones tecnológicas, la idea de transformar aquel país en un gigante tecnológico, ya no se basa en continuar con la copia de tecnología de otros países sino formar la suya propia. Y para ello hay que invertir y perder dinero de alguna forma. O fundaciones al estilo americano que entiendan a los emprendedores tecnológicos de una manera altruista o el Estado que ayuda a esos emprendedores a desarrollar una tecnología propia en provecho de los dos, aunque sea a costa de perder dinero por errores en la financiación escogida. Incluso así se puede aprender, ya no de la elección equivocada, sino de la tecnología investigada y las consecuencias de los errores para una mejora de la misma.

En España ni lo uno ni lo otro, así que no hay que quejarse, hay que torear con lo que hay. El Estado en España, sea de uno u otro signo está más preocupado por el continuismo que por la idea del desarrollo tecnológico a medio o largo plazo, que es el único que permitiría paliar la crisis con nuevos puestos de trabajo. Unos porque su idea de la innovación es la recalificación de terrenos donde se pueda construir y otros porque su idea de la misma es la innovación en tecnología dialéctico-social como devolver un “Fondo Social Subsidiado Anual Desgravado ” o FSSAD 400. Estos sí que saben hacer que las cosas suenen bien.

Por estos motivos, esta mañana mi pensamiento hace que Rothbard parezca un creyente de lo social. Difícilmente voy a participar en algún foro de este tipo y el camino lo voy a continuar con la gente que nos apoya, porque en la realidad, hay que contar con lo que se tiene y no con las palabras virtuales de algún político o con un capital riesgo, que en el mejor de los casos solo va adelantar unos años el desarrollo de la marca. Y la verdad si algo tenemos es tiempo, que al fin y al cabo es lo que vendemos.

Saludos amigos EXTáticos

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>