Momentos estelares de la filosofía. El Yo

Con razón dice Derrida que el ser es el texto, ya que todos los momentos estelares del pensamiento humano han permanecido reflejados en líneas escritas. Además, incluso estas líneas escritas se pueden interpretar de muchas maneras, lo cual indica que el texto está vivo y contiene muchas realidades. Por eso, desde mi punto de vista el momento estelar de mayor envergadura en la filosofía en estos dos mil años después de Cristo ha sido el descubrimiento del Yo.

Anteriormente a que apareciera el concepto del Yo por Descartes se entendía que todas las cosas o eran eternas en su sustancia, como decían los griegos o habían sido creadas, pero el hombre formaba parte de ese conglomerado, donde se meditaba sobre su esencia eterna, sobre su potencia o su acto, su alma o su relación con la sustancia divina. Aunque se hablaba o se conocía la primera persona, el fundamento de lo que existía no le pertenecía.

Descartes, según cuenta en sus Meditaciones Metafísicas, cuando se encuentra dispuesto a filosofar después de una vida llena de verdades y mentiras, empieza un proceso de exégesis propia para interpretar el primer principio de conocimiento, sobre todo lo que existe. Durante su primera meditación va llegando a la conclusión de que todo lo que ve, recuerda, conoce, sus sentidos, sensaciones, su cuerpo, las mentes, todo ello es una nada que le rodea hasta alcanzar la pregunta ¿yo no soy entonces? A ello contesta que si él tiene algo seguro es que Yo era (J´etais). Este es el texto del momento estelar de la filosofía, cuando Descartes descubre en la segunda meditación metafísica el yo del tiempo pasado “Me he convencido que no hay nada en el mundo; pero ¿me he convencido de que yo no soy?, Ahora bien si de algo no dudo es de que ciertamente yo era” Sublime

Todo el pensamiento occidental ha interpretado las Meditaciones como el descubrimiento del Yo pienso, pero en realidad lo que antes descubre Descartes es el Yo era, es decir, que Yo como lo primero que soy es tiempo, tiempo pasado pero tiempo. El primer pensamiento estelar de Descartes en relación a una primera persona de propio como René Descartes, no es un Yo pienso como creen todos los filósofos, sino que es un Yo era, el segundo extasis del tiempo, el pasado. El Yo es pasado que se hace presente cuando se piensa y por tanto el Yo singular de cada uno primeramente es tiempo pasado del segundo éxtasis de la temporalidad EXTática, que esbozará Heidegger en todo su contexto cuando introduce el futuro, el primer éxtasis.

El problema es que este Yo singular, propio, individual y temporalmente esencial, ha tenido muy mala prensa entre los filósofos, ya que da pie a interpretaciones sobre el egoísmo o el individualismo que ponen en duda, más que el concepto metafísico, el concepto moral. Un Yo es individual y egoísta, y por tanto, no piensa en los otros. Es solipsista, no es colectivo, no está con los otros. Es decir, confunden las razones morales o los prejuicios con la esencia metafísica del tiempo. Así, en realidad el tiempo es el Yo, que se manifiesta como pasado en el Yo era y como presente en el Yo soy. Heidegger cierra el círculo con el Yo seré.

Mi recorrido en la historia de los conceptos filosóficos me ha pasado lo mismo que cuando estudiaba medicina, que todas las enfermedades las tenía, así como todos los conceptos los hacía míos. Es decir, si estudiaba a Hume, era un empírico, si leía a Platón era un idealista, si leía a Heráclito todo cambiaba. Con mis estudios sobre Deleuze, intenté apartar la idea de sujeto y de Yo a través de su pensamiento o por lo menos establecer una dialéctica interior con el Yo. Después de este largo recorrido siempre me ha quedado el Yo y este como tiempo antes que pensamiento o por lo menos conjuntamente como sería el Yo recíproco de Fichte, que piensa sobre sí mismo y lo que piensa es memoria y tiempo.

La conclusión es que EXTático se basa en el Yo individual que entiende su tiempo como propio y singular, su proyecto de vida. Por este motivo, me parecía muy importante explicar por qué motivo lo entendemos así y de dónde procede la importancia que le damos.

Un saludo desde la Hora Española.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>