La riqueza virtual

Dice Paul Krugman en un artículo en El País que muchos americanos que se creían ricos viendo sus extractos de las cuentas bancarias, se han dado cuenta de la realidad de su riqueza cuando se ha destapado el asunto de Madoff, ya que no solo ha sido ese problema sino todo el conglomerado que aglutina los fondos financieros. Más o menos explica P. Krugman que muchos americanos gastaban en relación a esa creencia virtual, endeudándose por encima de la rentabilidad del fondo financiero. Conociendo el verdadero valor de sus fondos, muchos se han encontrado que las deudas superan sus rentas, con lo cual tienen problemas de liquidez de alguna u otra forma.

Este problema, como siempre, me ha hecho reflexionar sobre el tiempo de la riqueza o de lo que creemos que es.  En principio, la riqueza de las familias es ese excedente económico que producimos, atesoramos, ahorramos y guardamos con el fin de sentirnos estables y protegidos para cualquier incertidumbre, para rentabilizarla o para disfrutarla. Ahora bien, este concepto de la riqueza es excesivamente virtual ya que nos han hecho creer que es como el milagro de los panes y los peces, que se multiplica. Por ejemplo, muchas familias que vendieron sus propiedades hace mucho años buscando una rentabilidad, metiendo su riqueza en el banco con la creencia de que esa riqueza se iría multiplicando indefinidamente, lo que han comprobado es que con el alargamiento de sus expectativas de vida, aquello que les parecía la panacea, ahora ya no es más que algo simbólico.

El tiempo devalúa todo tipo de riqueza virtual, que es el papel electrónico y que se supone que es el dinero. Por ese motivo, nuestro sentido común nos indica que es una estupidez ahorrar, ya que si bien no somos conscientes de que en todas las familias hemos sentido las consecuencias de la devaluación de la riqueza virtual, sí que nos hemos dado cuenta de la esterilidad del ahorro. Así, bajo este punto de vista y con un gran sentido común, las familias han decidido no ahorrar, salvo para seguir pagando a ese otro ente virtual, que es el Estado, con la esperanza de que ese papel electrónico, ahora llamado pensión, nos sea devuelta algún día.

Entonces, nuestro excedente o nuestros efectivos, pasan a formar parte de ese ente virtual en forma de fondos de pensiones, que de alguna manera nos rentabilizará nuestro futuro. Es un milagro de los panes y los peces que se da en una población que cada vez más alarga su expectativa de vida. Así, con un pequeño ahorro de esa parte de nuestra riqueza en forma de prestación a la seguridad social y con una cotización de 15 años, se puede producir ese milagro. Esto consiste en que se pueda recibir mucho más de lo que se ha dado, ya que estas prestaciones, vendrán en forma de cobros de las pensiones o de seguros de enfermedad y medicinas. Si una persona se jubila a los sesenta, puede vivir hasta los noventa muy fácilmente, con lo que con quince años de cotización recibirá no solamente el doble de años de prestaciones sino todo lo que conlleva en especie.

Después de exponer esto, todavía no sé dónde está la “madofficación” o la estafa piramidal. Así que pienso que el mejor fondo de inversión es alargar al máximo mi vida laboral, preocupándome por mi salud sin poner fecha de caducidad a mi capacidad de trabajo. La estabilidad de mi futuro está en el presente, que es mantener mi salud, mi Yo individual y propio, sin pensar en jubilaciones. El mejor ahorro es el trabajo, la acción y la innovación permanente. En consecuencia, no sé que es más virtual si esos fondos de pensiones que tengo en el banco o en el ente llamado Estado, que en realidad es papel electrónico o mi capacidad de trabajo, que incluye la potencia de seguir produciendo cosas durante toda la vida, y por supuesto, riqueza.

Un saludo desde la Hora Española.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>