El momento en el tiempo

La definición dinámica del momento es el resultado de una fuerza aplicada en un punto. Si bien el resultado es una medida, es equivalente a una expresión activa de relación entre dos conceptos, uno de potencia y otro de ser potenciado. Esta idea trasmitida al tiempo transforma la sinonimia entre momento e instante. El instante en el tiempo es fugaz, imperceptible, casi no es tiempo, mientras que el momento implica un algo más del tiempo.
Muchas veces en el lenguaje coloquial decimos “espera un momento”, “disfruta el momento” “es el momento para hacerlo”, donde el sentido que queremos trasmitir no es el de un instante puntual o el de una sucesión continua a la expresión indicada, sino más bien un pequeño cuanto de duración. En este paquete de tiempo se incluye un límite impreciso, pero conlleva una acción que se desarrolla en una situación, dentro de una magnitud indefinida con un fin. Ese pequeño paquete es el mínimo tiempo que podemos percibir por nosotros mismos. El instante es tan pequeño pasajero y fugaz que está más cerca del no ser del tiempo que del mismo tiempo. Por algo sería que tanto Aristóteles como Suárez, no consideraban al instante como tiempo, ya que en realidad es el ahora como algo que se asemeja más al concepto de momento que al de instante.

Aristóteles decía que el ahora es el límite de tiempo percibido y que equivalía a un día, un ya, un ha sido, un repentinamente o un recientemente. Por ejemplo, explicaba que en el lenguaje que usamos sobre el tiempo, el ya puede ser un pasado inmediato, como “ya he hecho esto” o “voy a hacerlo ya” como futuro, con lo cual el ahora engloba un pasado y un futuro con cierta duración, concepto que Suárez incorpora al instante para definir a la duración como ser. Algo que dura un poco más que el instante ya contiene ser. El momento definido de esta forma es una duración que es percibida por un yo mismo, que está entre dos instantes y que implica una actividad limitada en magnitud, forma y definición. Es una duración definida y percibida por mí mismo limitada por la acción y por su final.

La vida no puede ser una sucesión de instantes ni de momentos, sino más bien una imbricación, lo que supone que estos cuantos que figuradamente son los momentos, son como tejas superpuestas o bloques que van construyendo un tejado, un plano o el proyecto arquitectónico que es la vida de cada uno. Aunque Aristóteles no había hablado del yo mismo, explicaba que el ahora como tiempo no era ni continuo ni contiguo ya que la continuidad sin límite era un presente continuo sin pasado ni presente y eso no es tiempo, ni tampoco contiguo ya que el ahora no desaparece por contigüidad. Por eso el ahora tendría que imbricarse entre ahoras para sostener esa arquitectura construida, que es el proyecto de cada uno. Sin los ahoras y momentos el proyecto desaparecería y no soportaría ningún tipo de estructura, que es la historia de cada cual. Por ejemplo nuestras acciones no son sucesivas en el tiempo sino que la mayoría de las veces estamos realizando varias simultáneamente, solapadas y superpuestas. En el trabajo se lleva entre manos varios casos, pacientes, diseños, planos, etc., que se van realizando en cada momento, confiriéndoles un tiempo singular a cada no de ellos.. Se va modulando cada inervención en el moemnto oportuno o por lo menos se intenta. El hombre que intenta que las acciones sean sucesivas puede que pretenda alcanzar una perfección que no existe, además de que la acción se alarga y nunca termina. O lo contrario, que nunca empiece por el tamaño de la empresa en cuanto que la enfoca desde esa perspectiva de perfección inalcanzable.

La vida en sí misma es una imbricación de momentos del momento que es la vida. Cada uno de nosotros no realizamos acciones instantáneas ni puntuales que desaparecen sino acciones determinadas, limitadas, proyectadas y simultáneas dentro de una duración. Mientras más percibamos esa simultaneidad, a la vez limitada de nuestras acciones y su conexión dentro de la arquitectónica, que supone el proyecto de vida, el suelo que construimos será muy sólido. El tránsito a través de él será firme, sereno y constante. Por eso, cada momento de nuestra vida, que se imbrica paralelamente con otros, debe de ser percibido como lo que en realidad es, una acción en una situación que cambia con un fin. Ese es el fundamento del tiempo EXTático. Momentos limitados de actividad que cambian, se imbrican y conectan entre sí.

2 Comentarios

  1. pero es que nadie se ha dado cuenta de la desidia en el diseño de los relojes Extáticos?

    Lo de la ergonomía .. les suena de algo?, venga una pista, la caja declina hacia el exterior de la muñeca por falta de extensión rígida en la zona anterior de la muñeca. Mucho riesgo para un producto de este tipo, se queda en suceso. Hay que estudiar maaás.

    Responder
  2. @prooftime
    Ante todo gracias por tu comentario, aunque sea crítico.
    Creo que este comentario ha sido más fruto de la improvisación, que no del seguimiento del diseño.

    El Juntor tiene mas peso en el elemento inferior para impedir esa declinación que tú explicas. Además el hecho de no tener abrazaderas permite que toda la superficie del elemento inferior se adapte al tamaño estándar de cualquier muñeca. La correa de caucho es de un Shore A de 55 aproximadamente, con lo cual se tiene una perfecta adaptación, donde el grosor y la elasticidad de la correa permite anular esa extensión rígida que hace que todas las correas en relojes grandes no se adapten nunca a una muñeca de 15 cm.

    Esto ha sido probado con diferentes pesos específicos con prototipos físicos de aluminio, acero, titanio y bronce fabricados a partir de los programas de diseño como el Inventor 11, el Ansyss para elementos finitos, además de los más normales como el Rhino y el V ray para formas.

    Como podrás comprobar, si lees más detenidamente el blog, lo hemos estudiado mucho. Otra cosa es que un producto diferente no tenga un alto riesgo, es verdad, pero piensa que EXTático es una idea como concepto y eso es lo que prevalece.

    Un saludo y otra vez gracias por el comentario :)

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>