Un alemán y la impuntualidad española


Esfera girada del concepto Hora Española

Hasta los españoles nos hemos creído nuestros propios tópicos con respecto al tiempo, pero tiene que ser un alemán el que nos explique el porqué de nuestra impuntualidad, asunto que desde aquí en EXTático siempre estoy aclarando. Cuando se habla del tópico de la impuntualidad como un estereotipo propio del español, se describe desde la perspectiva del tiempo medido y cronometrado, una faceta del tiempo fordista, cuyo máximo exponente artístico fue la película Metrópolis de Fritz Lang. Trabajo robotizado, alienación mental y autoritarismo del tiempo. A eso es lo que se rebela el español de un modo inconsciente, con su falta de respeto a la autoridad universal del tiempo por su manera peculiar de expresarla.

Dietrich Schwanitz escribió en 1999 La cultura todo lo que hay que saber. En este libro realiza una especie de síntesis de toda la cultura de occidente para los alemanes. Historia europea, literatura, filosofía, música, arte, etc., recopiladas de una forma amena y precisa, quizá un poco para impresionar en las cenas con los amigos y conocidos sobre nuestra capacidad de ser cultos. Hay un apartado al final del libro sobre lo que tiene que saber el hombre de mundo de los diferentes pueblos de occidente. Por supuesto, no pueden faltar los españoles y nuestra peculiar relación con el tiempo.

Dice este alemán que los españoles somos aristocráticos y masculinos y empieza a explicar nuestro sentido de la puntualidad, que se refleja en la negativa a que el trabajo limite nuestra libertad. Textualmente dice que. el español no está dispuesto a convertirse en esclavo de programas de trabajo, de rutinas que coarten su manera de ser De ahí que se adapten a las nuevas circunstancias, la llamada improvisación e intuición de nuestra propia idiosincrasia, para seguir mandando sobre el tiempo y que no seamos sus esclavos. Concluye D Schwanitz que comprender la falta de puntualidad de los españoles sería medirnos por el rasero de los alemanes, es decir, desde la perspectiva del tiempo luterano y fordista que conlleva el espíritu del trabajo en cadena. La impuntualidad española “no expresa una falta de sentido del tiempo, sino que es una forma de demostrar que se es libre, que no se está dispuesto a planificar la vida y arrebatarle toda la espontaneidad”, dice Schwanitz. Esto lo dice un alemán, que no son dados a reconocer virtudes en otros pueblos.

En la actualidad y con la llegada de la sociedad de información, las formas de trabajo dentro de un horario rígido, como el fordismo y el toyotismo o cualquier tipo de relación laboral que nos vincule la productividad con el tiempo medido está cambiando. Hoy en día, las empresas lo que quieren es el talento de sus empleados y no la fuerza productiva de su capacidad de trabajo unido a sus horas de producción en la empresa. Aunque en España esta manera de ver el trabajo no está asentada ni mucho menos, en otros países sí que se empieza a reconocer que la productividad está ligada al talento y la creatividad y no a las horas de trabajo delante de una máquina, sinónimo del tiempo monacal, de aquellos robots de Metrópolis. Por lo tanto para ser creativos, hay que ser libres o poseer nuestro propio tiempo. Si se trabaja con el ordenador, las ideas no surgen dentro de un horario, sino que muchas veces aparecen cuando menos te lo esperas y eso es trabajo productivo.

Por eso, hay dos maneras de ver el tiempo. Una, la monacal, anglosajona y calvinista, que es sinónimo de cadena de montaje y autoridad y la otra, la libre y espontánea del que quiere poseer su propio tiempo. Esto es la Hora Española, el tiempo del ser libre. Cualquier otro sentido es sacar las cosas de contexto.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>