Las diferentes temporalidades de los subsistemas sociales


Estructuras

La temporalidad es la conciencia que tenemos de que el pasado,  el presente y el futuro se unen como un todo, sea como una línea o un círculo. Los subsistemas son los conjuntos o partes de un sistema social, que funcionan con cierta autonomía dentro de esa estructura que es la sociedad. Estos subsistemas pueden ser la economía, la política, las leyes, la cultura, la ecología, la educación, e incluso los subsistemas dentro de los subsistemas sociales, como las empresas, las compañías financieras, las organizaciones profesionales, los grupos religiosos, etc. Todos estos subsistemas, por su propia autonomía, se construyen a sí mismos, y por tanto, contienen su propio tiempo, su temporalidad, es decir, una forma de percibir el tiempo.

Por ejemplo, con respecto a la economía los tiempos de los diferentes subsistemas sociales serían el tiempo rápido de las financieras, el tiempo variable de las empresas y el tiempo lento de las administraciones públicas. Si el conjunto de ellos parece engranado en una estructura sistémica social cada subsistema contiene una diferente velocidad, cuando entran en contacto, estos engranajes chirrían debido a la dificultad de que se acoplen estructuralmente a sus diferentes temporalidades. Los financieros entienden el tiempo dentro de uan velocidad alarmante, donde el futuro es el instante siguiente, que es el de máximo provecho. Las empresas dependen de las oscilaciones del mercado para salir a flote y que su cuenta de resultados sea efectiva. La administración es de tiempo lento, existiendo al margen de las necesidades estructurales del tiempo de los subsistemas y sin querer acoplarse temporalmente.

A este tipo de problema D. Innerarity explica que este problema de las diferentes velocidades de los subsistemas económico, político, social como desincronización temporal repercute en una falta de innovación, y más concretamente en la innovación social. Innerarity explica que el subsistema político no puede solucionar los problemas de las diferentes temporalidades y si lo ha intentado ha tenido escaso éxito. Las soluciones de Innerarity pasan por una mayor cooperación dentro de cada subsistema localmente establecidos. Si las relaciones para la innovación se estructuran globalmente, se pierden en muchos casos los recursos, capacidades y temporalidades de cada subsistema, que pueden beneficiar esa cooperación para el sistema social.

Aun así, la temporalidad de cada subsistema sigue siendo un problema si no es cambiada en la base del individuo. Tanto en las empresas como en la administración como en la relación social, es el tiempo propio el que determina el punto de las velocidades. Fichte explicaba que el individuo como cuerpo se entendía a sí mismo en cuanto comprendía al otro. Es decir, el tiempo propio se basa en comprender que el otro yo como cuerpo es un otro yo al que me identifico, y por tanto, es parte de un yo al que debo de respetar. Respetando y comprendiendo al yo propio como mi tiempo, se proyecta esta máxima como un fin hacia el tiempo de los otros. Esto no es más que el imperativo kantiano referido al tiempo. Comprender el tiempo propio es entender que los demás son de sí mismos propios como mi yo mismo.

De todas formas, las empresas con el teletrabajo están favoreciendo este tipo de inciativas para ofrecer al individuo la comprensión del tiempo propio. Incluso en algunos estados europeos esta manera de ver el tiempo se está aplicando a los funcionarios, como en Finlandia donde los maestros y profesores han dejado de pertenecer al estado como empleados sempiternos, para ser retribuidos conforme a su productividad. En este caso el tiempo de este pequeño subsistema de la educación en Finlandia ha pasado a ser, en principio, el tiempo variable tanto de la administración como de los educadores, permitiendo a los maestros ofrecer un servicio mucho más “elástico”.

Si España es el máximo exponente del tiempo propio donde cada subsistema es un español, el éxito de la cooperación, innovación y avance social será cuando nos demos cuenta de que, siendo el tiempo de cada uno de nosotros propio y por identificación, comprenderemos al otro como si fuera una proyección de nuestro propio yo. Otra máxima de no hacer al otro lo que no te gustaría que te hiceran a ti.

Saludos desde la Hora Española 

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » Rothbard y la acción del tiempo - [...] pero no dentro del concepto del tiempo individual y propio. A pesar de que se puede plantear diferentes temporalidades …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>