El tiempo relacional en Leibniz

Para Leibniz el tiempo es relativo y más que relativo relacional. El tiempo es una serie de sucesos relacionados entre sí, de tal forma que si no hubiera sucesos no existiría la relación. Esta relación equivale a decir que todo suceso es posterior a, simultáneo o anterior al segundo suceso, lo que implica una relación de lo anterior ya determinado por lo que va a venir. La idea relacional es más bien determinista en el sentido de que para Leibniz todo lo que constituye la realidad de las cosas está compuesta por las mónadas, que en sí mismas tienen programadas el destino de lo compuesto. Pero ¿por qué se puede decir que el tiempo en Leibniz es relativo? Es relativo en cuanto ese tiempo no es absoluto, que implica que esté fuera del individuo como algo real, sino que no existe como tal. Solamente existe como relación entre esos sucesos, lo cual implica a lo que acontece al individuo o a las cosas materiales. La noción del tiempo relacional sugiere que cada cosa contiene su tiempo propio, ya que si no es absoluto el tiempo es relativo a cada cual, es el tiempo propio de lo singular.

Todos estos sucesos son pliegues que acontecen en la materia leibziana. La materia para Leibniz contiene tres propiedades, continuidad, que no es separable como en Descartes, y que es elástica como si fuera un resorte. La noción de la materia como resorte explica que la materia se pliega y despliega en el tiempo dentro de su continuidad y son esos sucesos temporales que son los pliegues temporales del tiempo relacional. La materia se invagina por este resorte, que gracias al tiempo expresado en esos sucesos, que se relacionan entre sí produce que este dependa de aquella. Así, al ser la materia continua y plegada en el tiempo, todas las cosas están relacionadas entre sí tanto a nivel temporal como a nivel espacial. El espacio y el tiempo son una colección de relaciones, con lo que Leibniz se aparta de la concepción absoluta del tiempo.

La idea entonces de Leibniz en relación al tiempo estaba basada en que este pertenecía al cambio o a la percepción de que las cosas cambiaban. La idea fue básica en el pensamiento de Aristóteles, ya que en realidad más que número el tiempo era lo que percibía el alma como cambio, aunque se pudiera medir. Así, la metáfora del reloj en el tiempo relacional se expresaba un reloj que podía ser más o menos regular con respecto a sí mismo, pero en comparación con otro reloj el proceso era irregular, ya que cada reloj ofrece un “tiempo propio”. Es similar a la idea que presentó Einstein para su teoría de la relatividad, por lo que muchos encontraron en Leibniz el precursor de esta teoría.

Dentro de un universo continuo no cabe duda de que las ideas de Leibniz y Einstein estén conectadas aunque sea fragmentariamente. A pesar de que la ciencia avanza se mantienen los conceptores básicos en los que se piensa y esbozan las teorías, como funciones del conocimiento. La teoría de Leibniz tiene el mérito de haber sido planteada en una época de un universo mecanicista, separado y absoluto donde las cosas se crearon dentro de las leyes necesarias de las matemáticas y por las que se regían. Si bien Leibniz planteó la necesidad en las mónadas que englobaban todo el determinismo de lo propio, ya que cada una de ellas era diferente dentro del mejor mundo posible creado por Dios, en cambio los pliegues de la materia y de la razón equivalían al tiempo contraído y desplegado de una fuerza interna, relacionándolo asimismo con el espacio, una armonía preestablecida.

El tiempo relacional en Leibniz significa que todos los sucesos están conectados de alguna forma, debido a la continuidad de la materia y el resorte que la pliega y despliega. Cuando el tiempo es relacional entonces todos los sucesos no pertenecen a un tiempo mecánico del reloj universal, con lo que cada acontecimiento se relaciona tanto lo que ha sucedido como lo que va a suceder. Esta idea es interesante en el aspecto de que el alma leibziana, que es la mónada más la memoria comprende que el tiempo en la materia que se pliega contiene una visión propia del universo. Cada mónada y su memoria abarcan una perspectiva del universo, que en base a su propio pliegue dinámico entiende que las acciones que se realicen ahora, tendrán sus consecuencias con otras posteriormente así como provienen de algún suceso anterior. Este concepto del tiempo relacional concibe a la mónada el lugar contenido de todas las ideas, y el tiempo en cuanto es además memoria, único continente que puede cambiar por sí mismo. Son las ideas del yo que piensa no están en otros sino en mí mismo. Si existe en mí la potencia de ser cambiado de un modo determinado por contener todas las ideas del mejor universo posible, la potencia activa de cambiarlas solo aparece en mí mismo, en el yo mismo.

Las consecuencias del pensamiento de Leibniz de un tiempo relacional en una época en que el tiempo era absoluto y mecanicista no se advirtieron en aquel momento. Ahora incluso el análisis del tiempo en Leibniz se le achaca de esotérico y metafísico, aunque las ideas de Gödel del universo propio, de Einstein con el tiempo propio, que fragmentariamente conllevan parte de esos conceptos, incluso las teorías de campo y de la materia actual han dejado su perspectiva de una realidad positiva a ser más bien algo abstracto. Quizá dentro de una idea del tiempo más coherente, el tiempo relacional desde la óptica del tiempo propio sea más convincente en la actualidad, que el universo del tiempo y espacio mecanicista donde la realidad se juzga por lo que se puede medir y ya sabemos desde Heisenberg que existe una incertidumbre en toda acción de medición y por lo tanto del tiempo. El verdadero reloj sería el yo mismo.

2 Comentarios

  1. Exelentee trabajo .. gracia sme sirvio mucho ..!!

    Responder
  2. @ Ivan.
    Me alegro que te haya servido para algo.
    Un saludo

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » El mejor de los mundos posibles - [...] que cualquier hecho que ocurra en cualquier parte del universo influye aquí y ahora. Su idea del tiempo relacional es que …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>