Dios, la creación y la mecánica cuántica

A raíz de los comentarios de Stephen Hawking sobre que no es necesario Dios para explicar la creación de las cosas, se ha originado un debate sobre la materia y su origen a partir de la nada. Según Hawking, la física puede explicar de un modo más o menos completo el origen espontáneo de las cosas a partir de la nada, sin la necesidad de una causa primera que las produzca ex nihilo.

Stephen Hawking, en contraposición al concepto teológico de creación de las cosas a partir de la nada por Dios, explica que la mecánica cuántica, y en concreto el principio de incertidumbre de Heisenberg, tiene como consecuencia la creación espontánea de partículas en lo que se ha llamado la radiación de Hawking. La radiación de Hawking es un tipo de radiación que ocurre en un agujero negro, con la singularidad de crear partículas que pueden ser emitidas y escapar de la gran fuerza gravitatoria del agujero. Como consecuencia, y por ese efecto cuántico, el agujero negro va perdiendo energía y masa hasta llegar a desaparecer. Desde este punto de vista basado en la mecánica cuántica, Stephen Hawking concluye que no es necesario invocar a Dios para explicar que el universo ha sido creado por Él, sino que es por medio de la creación espontánea, lo que ha dado lugar que las cosas se creen de la nada.

Desde otro punto de vista, J. Guitton y los físicos Igor y Grichka Bogdanov desarrollan la idea de un creador en Dios y la ciencia. Para J. Guitton la ciencia puede explicar lo que ocurre desde un pasado lejano de 12 o 15 mil millones hasta la explosión original del Big Bang, pero no se puede explicar más allá de 10-43 segundos lo que ocurrió en la esfera de 10-33 cm que explosiona , lo que se llama el muro de Planck, donde no se puede retroceder más lejos. El planteamiento es que para que ocurra esa explosión de un núcleo tan pequeño, se necesita una fuente de energía inmensa en un vacío cuántico. La mecánica cuántica supone que si existe una energía, tal y como ha explicado Hawking, con una cantidad muy grande de ella se puede crear materia. Para J. Guitton, la energía ilimitada que da lugar a la materia es Dios.

El problema aparece en el planteamiento de la pregunta a este acontecimiento. Se puede plantear desde una epistemología de la regularidad aleatoria, más acorde con el principio de incertidumbre o desde una epistemología explicativa causal, donde prevalece la relación causa-efecto. Por ejemplo, en una explicación causal de la ciencia se dice que para toda causa es necesario un efecto, tal y como expresaba Newton en sus leyes de la dinámica. A pesar de la obsolescencia epistemológica, aún se continúa investigando y pensando bajo un principio metodológico similar al de la causalidad. Así, desde el punto de vista de la causalidad la pregunta al problema de la creación se presenta cuando se plantea ¿por qué ha sido creado el universo? Es decir, la explicación para el conocimiento de la creación de las cosas se halla en relación a una causa y un efecto. En cambio, desde la perspectiva de la mecánica cuántica la pregunta no se puede plantear desde un porqué sino desde una perspectiva estadística. ¿Cuántas partículas pueden ser creadas en el vacío cuántico a partir de una radiación de un modo regular y aleatorio? La pregunta cae dentro de una epistemología donde la verdad es una verdad de probabilidad estadística, en base al mismo planteamiento y explicación aleatoria de incertidumbre, que existe en la observación medible de todas las partículas cuánticas.

El concepto de creación del universo a partir de la nada es un concepto más bien nuevo, ya que en el mismo libro bíblico de la Sabiduría XI,18, se explicaba que la creación de la tierra fue hecha de una materia invisible. El mismo San Agustín declaraba que todas las cosas que habían sido creadas existían antes como ideas en la mente de Dios, y que posteriormente se convertirían en las “razones seminales”. No fue hasta San Anselmo donde las cosas son creadas directamente por Dios a partir de la nada, con lo cual nada precede a la creación. Así, desde que se estableció el concepto de creación en la Biblia, este ha sido presentado como creación a partir de la materia, como una cierta forma de emanación de Dios o como la creación ex nihilo a partir de un acto espontáneo y arbitrario de Dios.

Entonces, si en algo coinciden las posturas de Hawking y J. Guitton con respecto a la pregunta no es en el porqué sino en el cómo, es decir, en la acción en sí. La materia se crea en una acción espontánea y arbitraria tanto en la explicación de uno como en la del otro, cuyo origen es la partícula en si o la energía creadora de Dios. Desde este punto de vista tanto el creyente como el no creyente pueden defender sus tesis de la creación con respecto al cómo apareció la materia, ya que el porqué de la causalidad primera o el cuánto de la regularidad estadística son más bien preguntas para otros campos, que no son afines entre sí, y por tanto, las respuestas son contradictorias. Por eso, las respuestas pertenecen al contenido que concierne al modo relativo de construir la realidad de cada cual, ya que la realidad es construida por uno mismo.

5 Comentarios

  1. Un análisis muy profundo y muy pensado.

    Responder
  2. Gracias Carlos :)

    Responder
  3. Nunk he tenido problema con la existencia de un ente superior, pensante o no, arbitrario o no, sin embargo creo que el verdadero problema de la teoria del dios convencional se empieza a notar cuando comensamos a comprender la inmensidad del universo, la aparente aleatoriedad de los hechos que se dan en el y por supuesto la poca importancia que parece darle la madre naturaleza a la vida, tomando en cuenta lo que en la actualidad sabemos sobre lo que sera el futuro del universo, tal vez caigo en algun error asi que animo a cualquiera a ilustrarme un poco :)

    Responder
  4. @ leo j. campos:
    Creo que cada uno construye su propia realidad, sea creyente o no. La idea de que exista Dios o no, entra dentro de esa propia realidad que cada uno se hace a sí mismo.
    Un saludo

    Responder
  5. El Universo es la mente de Dios nada mas nada menos

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>