El espacio de Parménides es el significado

El espacio en Parménides es que no hay espacio. Este concepto ha sido ligado con el de lugar en la antigüedad, aunque su expresión es el espacio físico infinito que proporciona las dimensiones donde se encuentra un objeto, su realidad física. Las tres dimensiones o ejes de coordenadas ubican al objeto en el espacio, que lo separan de un continuo siendo por ello medible, como el tiempo. El espacio físico de un objeto coincide con las tres mediciones lineales del espacio en que se sitúa ese objeto.

Ahora bien, para los griegos antiguos, y sobre todo en Parménides, ese concepto de espacio no existe en cuanto coincide con una medición dimensional de un objeto, ya que a eso no se le llama espacio, ni lugar, ni sitio, sino que más bien pertenece a la idea de lo extenso. El problema es que este concepto de lo extenso asociado con los pitagóricos que creían que su materia eran las figuras geométricas y sus formas los números, se ha llegado a la conclusión de que el espacio se concebía tal y como nosotros lo entendemos, pero es más bien la extensión como magnitud.

Parménides fue el primer metafísico puro que desarrolló un pensamiento profundo sobre todo lo que es y existe. Para este filósofo presocrático, decía que el ser es y el no ser no es, que el ser es pensar y decir, que no se puede expresar nada que no esté dentro de este principio metafísico. Señalaba que todas las percepciones que poseemos son apariencias y se hallan entre la verdad y la falsedad de las conjeturas, siendo una verdad (el no/olvido) bien redonda, que es el ser. El ser es uno, limitado, pleno, perfecto, como una esfera bien redonda tal y como describe la verdad del no/olvido. Así, esfera y verdad pasan a ser sinónimos dentro del pensamiento de Parménides, donde el ser como pensar y hablar es limitado, como la verdad de una esfera bien redonda. Claro que ese límite no es espacial, ya que no existía el concepto de espacio, y por tanto, habría que encontrar una interpretación a lo limitado en Parménides que no fuera dimensional.

El límite era comprendido por cuatro apartados, magnitud, término, sustancia y conocimiento en Aristóteles. De esos cuatro significados perduran los dos primeros en el lenguaje moderno, el de magnitud y el de término. El de sustancia es puramente aristotélico. El de término como fin de una actividad no entra dentro del pensamiento de Parménides, porque los eleatas decían que el movimiento no existía. La magnitud en el ser es uno, que es la explicación que se le ha dado al ser de Parménides, confundiéndole con dimensión. Pero queda el conocimiento. Para Parménides lo limitado es el conocimiento, es decir, que todo lo que es pensado y dicho es conocimiento, cuya verdad plena se parece a una esfera. Esfera que por otra parte se refiere a las propiedades de perfección, plenitud, uniformidad y homogeneidad. Ese es el espacio de Parménides, un espacio de significación, cuya ubicuidad está en el lenguaje expresado por el pensamiento.

Por ese motivo dice el mismo Parménides que la gente ha olvidado lo que es verdad, que sería entonces un espacio como ser de significación y no de representación objetiva de las apariencias. Si la percepción es una conjetura vacía, que es solamente una figura o un aspecto morfológico, indica que todo lo visible interpretado desde lo extenso no tiene significado, y por tanto, no tiene espacio al no ser un límite de conocimiento.

Estas ideas han sido recuperadas en parte por la fenomenología de la percepción de Merleau-Ponty con su espacio salvaje de significación, que es lo que llama espacio topológico. También Heidegger ha postulado su ser en base a la verdad como no olvido, donde la percepción es la del ser pensado en la existencia. Quizá estas reflexiones son para comprender que nuestro modo de pensar se basa en la medida. Medida que por otro lado nos aleja de la verdad tal y como explica Heisenberg en su principio de indeterminación. Si no podemos nunca alcanzar la verdad a través de la magnitud, una expresión del límite, ¿por qué no puede ser posible buscarla en el espacio de significación que es todo lo que se pueda pensar? Esta idea conduce a que cualquier camino epistemológico conlleva la verdad como no/olvido, es decir, la comprensión de que el espacio donde nos movemos, existimos, nos relacionamos, no es un espacio dimensional de medición, sino es espacio de significados que toma forma a partir de la plenitud del ser/pensar/lenguaje que ya propuso hace más de dos mil años Parménides como principio de la metafísica.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>