Filosofía del diseño

La filosofía del diseño se plantea desde un principio con una perspectiva hermenéutica, y por tanto, de interpretación de conceptos. En realidad el diseño desde una interpretación hermenéutica es una actividad conceptual. Así, la palabra diseño significa trazo o dibujo de una figura. La etimología de la palabra diseño proviene primero del italiano disegnare y esta proviene del latín designare que significa marcar, delimitar. Se usaba el arado para delimitar la ciudad por ejemplo urbem arado designo. La ciudad se diseñaba como un límite cerrado. El límite en latín era el término, lo que se marcaba y esto equivalía a concepto.

Desde este punto de vista, el diseño es el límite, el término o el concepto. Es la marca o el trazo como concepto tal y como lo plantea Ortega en La idea de principio en Leibniz, procediendo del latín terminus, lo que se señala. Es un terreno acotado, delimitado como la ciudad, donde las señales como terminus eran los mojones que separaban los campos y la propiedad de cada cual. Concepto y propiedad como término van unidos en cuanto son marcas delimitadas sobre la tierra, la base material o el fundamento del concepto. El concepto limita la materia desde la propiedad. Esto quiere decir que el concepto delimitado adquiere el sentido de propiedad como singularidad individual. La idea de límite como propiedad es una singularidad que debe de ser interpretada desde el punto de vista de Aristóteles para definir el límite como singularidad. El primer sentido del límite como singularidad en Aristóteles es el trazo propio desde la misma figura no en el hombre que la mira. Por eso, explica Bacon que los diagramas, los trazos están todos en el lienzo a marcar, porque en su primera significación la representación limitada de la marca, del diseño, nunca está en el hombre. El hombre es el que plantea extraer desde la materia esos límites propios de la figura para señalar una singularidad, una forma singular. Por otra parte, el límite para Aristóteles es un principio de movimiento que tiende a definirse como propiedad o sustancia o ser dentro de su misma actividad con un fin esenciante. Quiere decir, que el señalar define una forma una marca o un concepto que por sí mismo tiene un significado que le es propio. El concepto se limita en el diseño, en el marcado del signo. Es un límite, un signo de conocimiento.

Continuando con la idea de Ortega, la señal o el diseño para nuestra interpretación de su filosofía equivaldría a término y este es un pensamiento acotado, según Ortega, equivaldría al concepto. El concepto o el logos es una idea o un pensamiento acotado por la mente de un individuo, dentro de un cierto fenomenalismo. Término es una garantía de propiedad de un hablante o un pensante donde sería ese pensamiento acuñado, acotado, señalado o dibujado que es el diseño. El diseño es el concepto que se plasma en cuanto es un dibujo, que cuando se traza en el lienzo y permanece en su estructura formal es un icono del concepto. Por ese motivo es muy difícil de apartar la idea de concepto con una individualidad que construye, que le otorga significancia al trazo y que para Deleuze esa subjetividad es histórica y universal pero dentro de esta filosofía hermenéutica del diseño es el tiempo y este es el yo propio. Ahora bien, ¿qué es el concepto?

El concepto es un constructo que se limita por y para el conocimiento, y por lo tanto, es parte de una función dentro de una epistemología o una metodología. Como constructo limitado es una forma que contiene dentro de sí una materia, una matriz o un espacio topológico, que procede de esa materia que se ha vuelto significado a través del trazo o límite producido como función formativa/informativa de conocimiento. Se ha trasformado en un signo, un icono a través del diseño o de la delimitación. El diseño limita la forma de la materia construyendo la marca, señalando el signo y formando e informando del icono. Eso es la equivalencia entre diseño, signo, concepto e icono. Ahora bien, el concepto es interpretativo, y por tanto, pertenece a un individuo a un yo, que lo construye en una realidad virtual cuando es idea acotada y materia cuando la forma es la realidad limitada del concepto actualizada. El icono es la realidad formal actualizada que sería el diseño en cuanto es virtual/actual. Mientras que el diseño es un concepto este es real pero virtual, el icono es la realidad actualizada del concepto, porque es su signo, la marca trazada de la forma virtual como concepto materializada y actualizada en un campo de delimitación propio. Por ese motivo mientras que el diseño es limitante y significativo, singular y puntual, la expresión del icono es contextual, universal, proyectivo, relacional, en cuanto traspasa el límite de su significado de un modo contiguo, continuo y de no/separabilidad. El icono puede ser histórico de formas y de significados, y por lo tanto, deviene en el contexto.

1 Comentario

  1. Que bello sitio! agradezco toda la informaciòn, claridad y generosidad con que se explican y brindan.
    Saludos desde Buenos Aires.

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. EXTático » Estrategia de diseño y delimitación de un concepto. Ejemplo práctico - [...] delimitar un concepto y darle forma con diferentes sugerencias. Este ejemplo se basa en nuestra filosofía de diseño industrial que se …
  2. EXTático » La representación y el icono en el diseño - [...] El diseño es un trazo o un figura, el dibujo de una forma. Desde el punto de vista de la …

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>