La rugosidad superficial en elementos de relojería

La rugosidad superficial se podía definir como el conjunto de las irregularidades superficiales de paso relativamente pequeño, correspondiente a las huellas dejadas en la superficie real por el procedimiento industrial empleado para la fabricación u otras influencias. La incidencia de la rugosidad en la superficie incide en el funcionamiento, el rendimiento, la duración, el aspecto y el costo.

Estas irregularidades tienen una medida para la rugosidad que es la llamada Rz que se define por la media de los valores absolutos de las alturas de las cinco crestas yp mas altas y los cinco valles mas profundos yv dentro de la longitud básica, cuyo valor medio de las desviaciones del perfil en los límites de la longitud básica l equivale a Ra.

La tabla de valores de Ra sería:

Ra Clase de rugosidad
50 micras N12
25 “ N11
12,5 “ N 10
6,3 “ N 9
3,2 “ N 8
1,6 “ N 7
0,8 “ N 6
0,4 “ N 5
0,2 “ N 4
0,1 “ N 3
0,05 “ N 2
0,025 “ N 1

En relojería se necesitan unos acabados por debajo de N 7 o Ra 1,6 a partir del proceso de fabricación utilizado, antes de la terminación de las superficies. Un acabado N 7 implica un acabado de buena calidad conseguido con velocidades de corte altas y pasadas finas. El empleo más frecuente es en superficies de piezas en contacto con tolerancias estrechas y altamente solicitadas tales como las superficies interiores de cilindros sometidos a vibraciones y movimiento relativo bajo, que es lo que ocurre en la fabricación de elementos de relojería, como cajas, coronas, platinas puentes etc.

Por tanto dependiendo de la máquina que se use, del operario que la trabaje y del proceso industrial que se utilice, se proporcionara una pieza con mayor o menor rugosidad, que influirá es el funcionamiento, aspecto, rendimiento, etc. Con respecto al aspecto, una pieza que tiene una rugosidad mayor que N7, se podrá pulir hasta alcanzar un Ra de 0,05 o incluso menor pero la superficie se verá ondulada con pequeños socavones que son la profundidad de los valles irregulares que ha dejado el mecanizado inicial.

Hay procesos industriales como la sinterización por láser de metal, que si bien tiene un porvenir increíble, todavía no ha conseguido alcanzar piezas terminadas antes del pulido inferior a N 7, aunque han mejorado ostensiblemente. Próximamente se hablará de este proceso en profundidad, ya que me parece que será una alternativa ideal a los procesos de mecanizado

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>