El valor de la marca España en la actualidad

Posiblemente si existe alguna marca que haya disminuido su valor actual ha sido el de la marca España. A día de hoy y con una crisis en marcha, donde muchos de los denunciantes de los estereotipos negativos de los españoles han confirmado sus razones, apostar por esta marca posiblemente es una pérdida de tiempo y de dinero.

La imagen de España como marca se ha sustentado en dos arquetipos, según el Proyecto marca España, el arquetipo ilustrado del siglo XVIII y el romántico del siglo XIX. En el primero si bien se nos consideraba europeos, los adjetivos que definían a los españoles eran, fundamentalistas, indolentes, astutos, avaros, conquistadores, católicos, basados más bien en la Leyenda Negra. El arquetipo romántico describe al español como anarquista, hipertolerante, hiperactivo, apasionado, generoso, guerrillero, pagano, que se acerca a lo oriental más que a lo europeo y civilizado. Según el proyecto, los ingleses nos ven dentro del arquetipo ilustrado mientras que los alemanes y franceses nos ven desde el arquetipo romántico.

El proyecto en la actualidad describe a los españoles dentro de los países que son expresivos y cálidos, al contrario que los países fríos e instrumentales. La serie de adjetivos de esa nueva imagen de España sería buena para vivir pero poblada de gente nada fiable aunque divertida. Desordenada, chapucera e indolente pero creativa, con buen gusto y apasionada. Todo ello identificado con el sol y playa típicos de nuestro entorno. Por el contrario, los países fríos e instrumentales, como Alemania e Inglaterra se caracterizarían por gentes trabajadoras, fiables aunque aburridas. Eficientes, rigurosas pero poco creativas y de mal gusto, de carácter triste y más bien frío. Se identifican con la nieve y la lluvia. Todos estos adjetivos no dejan de ser apreciaciones aunque tengan carácter sociológico dentro de un estudio de campo, aunque el que haya estado en estos países no le extrañará ninguno de esos adjetivos.

No cabe duda que la imagen de un país, que es lo que representa su marca como valor de mercado, depende de sus gentes, pero bastante de su economía. Por ejemplo, la marca Japón no valía absolutamente nada hasta 1960. Era bastante común identificar el “made in Japan” con productos de muy mala calidad, incluso comparados con los mismos productos españoles de aquellos tiempos. Hablar de lo japonés era sinónimo de copia mala, apelativo que ahora lo incorpora el “made in China”. En la actualidad el “made in Japan” conlleva los conceptos de calidad total, de tecnología punta, de innovación, de diseño, de eficiencia y demás adjetivos, que permite a los japoneses estar orgullosos de representar a esa marca, como trabajadores que pertenecen a esa empresa que constituyen la marca Japón.

Si nosotros hacemos una comparación con Japón por ejemplo, coincidimos en el desarrollo económico en la misma década entre los años 60 y 70, alcanzando estar entre las diez primeras marcas económicas e industriales del mundo gracias a los famosos planes quinquenales, que quedaron truncados con la llegada de la democracia en España. Si bien se adquirieron nuevas capacidades políticas necesarias en pueblo que despegaba económicamente, en cambio no se reconocieron los logros del anterior gobierno y nos enfrascamos en la lucha eterna de los particularismos propios de los diferentes pueblos de España. El problema, mas que apaciguarse cada vez toma mayor fuerza y ya es hora de preguntarse si vale la pena continuar con la marca España o dejar que cada pueblo que habita la península ibérica exprese sus propios estereotipos para su propia imagen de marca, para su propio desarrollo económico dentro de una Europa sin fronteras.

Por ejemplo, ¿es justo que a los vascos y catalanes se les clasifique dentro de los adjetivos de indolencia o poco fiables? ¿Son gente divertida y cálida los gallegos? ¿Y los extremeños, son creativos? Como se puede observar, mucho de los apelativos que son conocidos de los países instrumentales podrían adjudicarse a muchos de las gentes del norte y de la España central. Se diría que los estereotipos de los españoles coinciden con las zonas más calidas de España en lugar de una generalización arquetípica, ya que el carácter de los diferentes pueblos de la península, en realidad son muy diferentes para que sean encasillados y ellos mismos quieran estar encasillados en los arquetipos representativos de lo español. Por ese motivo y más ahora en época de crisis económica, donde los aspectos negativos de los estereotipos surgen con mayor fuerza, es comprensible que los particularismos defiendan su propia idiosincrasia, apartándose de una marca España que en la actualidad equivale al “made in Japan” anterior a los años 60, cuando lo japonés era sinónimo de mediocridad.

PROYECTO MARCA ESPAÑA

1 Comentario

  1. Creo que la marca de España no ha sido explotada bien, quizas en los eventos de la Expo 92 y Olimpiada de 92 hemos conseguido vendernos hacia fuera un poco, pero creo que los politicos en cargados de vender la imagen de España fuera no han hecho bien sus deberes, los Italianos siempre nos estan pisando, y ahora los Alemanes, este gobierno tiene mas enemigos fuera que dentro.
    Es una pena que seamos el mayor productor del aceite de Oliva y fuera de Europa nos ganan los Italianos largando nuestros acietes por alli, creo que el Ministerio exoperior en lugar de lo que esta haciendo por alli nos venderian mas gastar un poco de dinero en los eventos y exposiciones en USA y Extremo oriente, tenemos empreasas que son lideres en su sector , empezando por ZARA y Porcelanosa, y somo conosidos por alli mas bien por otra cosa que por lo que somos.
    Ultimamente estamos ganado a Italia en corrupcion y delitios fiscales.y esto no es una buena imagen comercial,

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>