¡Cuídate!

Muchas veces después del encuentro con una persona conocida nos despedimos con un ¡cuídate!, que nos hace realizar algunas preguntas para una interpretación. ¿Es que acaso me ha visto muy viejo? ¿Le han dicho que estoy enfermo? ¿Algo sobre mi familia o mi matrimonio? A lo mejor la cosa es más sencilla y con su pregunta se está preocupando por mí, como una especie de proyección de la suya propia, que en realidad es el verdadero cuidado de sí mismo. El cuidado de sí mismo no es un conocimiento de sí solamente, sino el preocuparse por uno mismo, principio griego de la epimeleia.

Foucault habló mucho del cuidado de sí mismo desde la perspectiva de la modernidad, en su Hermenéutica del sujeto. Ese ¡cuídate! Es una manera de filosofar o un abono para una filosofía del ocuparse de sí mismo, no como un egoísmo puro, sino más bien unas normas o preceptos para recuperar una espiritualidad perdida, junto con la materialidad anexa o más bien idéntica de un yo único y no divalente, que desde Descartes parece dividido en dos sustancias espíritu y materia. La realidad es que el yo es un actuar, que construye y produce su propia realidad a través de sus acciones, y el preocuparse por sí mismo es quizá la manera originaria para que esa acción cumpla su mayor objetivo como realidad moral, social y sobre todo propia en ese proyecto que es la vida. Es un principio de vida activa, donde el cuidado es esa parte de relación con el mundo, descrito de un modo general por Heidegger y desarrollado por Foucault en relación al sujeto propio.

Heidegger explicaba en el Informe Natorp que el cuidado es un estar-ocupado-en-algo del hombre. Es el horizonte donde se mueve el cuidado de la vida, el mundo que le ocupa y al cual se dirige en cada momento. Es la dimensión práctica aristotélica del hombre en el mundo en la relación con los demás, lo que le rodea, lo que comparte y el mundo de sí mismo. Matiza Heidegger que el cuidarse es la preocupación por la subsistencia, por la profesión, por los placeres, por la tranquilidad, por la supervivencia, por la familiaridad de las cosas, por el saber de, por la consolidación de las vida en sus fines últimos. Entonces ¿todo esto es lo que nos aconseja nuestro amigo o pariente cuando nos dice, cuídate? En principio así es, ya que el carácter dinámico y de relación con el otro, forma parte de ese trato o vida activa del mundo que ocupa y se preocupa del hombre en sí mismo. Es la circunspección del cuidado que se limita a observar y observarse como un estado de interpretación de sí mismo, pero que no se desarrolla por su cuenta, según explica Heidegger, sino más bien está presente en el mismo proceso general de vida.

En Foucault, esa interpretación no es solamente conocimiento del sí mismo, haciendo alusión a la famosa sentencia del Oráculo de Delfos “conócete a ti mismo”. Esta fórmula va más allá con un “preocúpate de ti mismo”. Esa es la epimeleia del pensamiento griego, helenístico y romano como principio predominante en aquellas filosofías dice Foucault, donde distingue cuatro aspectos diferentes de este pensamiento. Primeramente la epimeleia o el cuidado de sí mismo es una actitud en relación con uno mismo, con los otros y con el mundo. Es el cuidado de Heidegger como circunspección. En segundo lugar es el conócete a ti mismo del Oráculo de Delfos o esa mirada al mundo interior que propugnaba Ortega como ensimismamiento. En tercer lugar es un modo de actuar sobre uno mismo, su modificación y transformación a través de una serie de prácticas como la meditación, el examen de conciencia, la gimnástica, etc., que describe muy bien Foucault en Tecnologías del yo. Por último, implica una manera de ser, un carácter propio de una objetividad histórica y general. Este apartado es la concesión postmodernista de Foucault a una subjetividad general alejada del individuo, por el miedo a que lo tachasen de burgués como al final ocurrió.

En realidad ese ¡cuídate! de mi amigo quiere decir que me preocupe o me ocupe antes de mí mismo, para poder ocuparme convenientemente de los otros y del mundo que me rodea. No es una llamada de atención a mi estado anímico o a mi salud, sino una interpelación, una llamada a mi mundo interior, el mundo latente, para que explorándome a mí mismo comprenda mejor el mundo exterior, a los otros, a lo que me circunda. La meditación, la gimnástica y la dietética, la no-precipitación, la imparcialidad en el juicio como aproptosía, etc., son las prácticas que he de seguir para ese cuidado de mí mismo.

No es una postura egoísta ni individualista el preocuparse por uno mismo antes que el otro. El cristianismo si bien ha hecho suyas algunas de las técnicas del cuidado de sí mismo, lo ha vinculado a una moral de renuncia de sí en una moral del no-egoísmo, con lo cual el cuidado se encuentra antes en el otro que en el sí mismo. Esa ética cristiana es una obligación a la renuncia de sí por el otro, que a pesar de que cada vez es difícil de ejercer en la cultura cristiana de occidente, lastra las funciones del cuidado de sí con una culpa del egoísta, que se comprende a sí mismo como el centro del mundo activo. El mismo yo se culpa de pensar en sí antes que el otro, cuando en realidad, el cuidado del otro se fundamenta en el cuidado de sí mismo, que por proyección permite esa posibilidad, como una superación de la moral cristiana de renuncia y del no-egoísmo.

1 Comentario

  1. Bueno es un dicho muy comun en mi tierra Take care , es algo como hasta luego de aqui, en usa no tiene practicamente ningun significado o almenos que sepa yo, pero lo que facina a los USA es lo que se cometa aqui “Nos Vemos”, otra cosa rara es el dicho N.americano que se traduce mucho en la peli y no tiene significado en castellano, no estoy seguro, I,m not sure, y Ojala , Inshaallah en arabe

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>