El impulso estético en el diseño

Hace poco estuvimos en la feria de EXPOGAY mostrando nuestros relojes diseñados bajo una perspectiva muy conceptual dentro del contexto que en alguna parte he llamado en escorzo. Explicaba que el diseño no tiene una función o que la función es una atracción hacia el concepto interpretado como lo sensible en su significado intelectual. La forma del diseño contendría un mundo de superficie, que en el escorzo orteguiano conlleva al mundo latente, lo oculto por lo cual el diseño nos arrastra a su comprensión. Quizá mi planteamiento era demasiado pretencioso si se pretende que cualquier individuo investigue un mundo latente en cada escorzo o lo que es lo mismo en cada diseño contextual, pero lo que sí es obvio es que el diseño, o más bien un diseño atractivo genera un impulso irrefrenable que es el impulso estético.

El impulso estético fue definido por Fichte como una orientación hacia una determinada representación dentro de un estado de conciencia, o lo que es lo mismo por la representación misma y nunca en función de la cosa o del conocimiento de esa cosa. Esta explicación se desvía un tanto de la búsqueda del escorzo de profundidad en cuanto explicación de esa realidad exterior, que es el objeto mirado en el mundo de superficie e interpretado en el mundo latente. El impulso estético es un hecho de la conciencia que no depende del objeto y solamente de la autoactividad, que parte de una contemplación en principio libre y desinteresada, ya que nadie cobra por mirar un reloj. La satisfacción que produce la atracción de este impulso no dirige al objeto en sí, sino a la representación estética como hecho de conciencia que representa la autoactividad del yo.

El impulso estético, dice Fichte, es una tendencia a la interioridad pero no del objeto sino a la autoactividad compartida de cada yo que percibe lo sensible como hecho de conciencia. El yo que percibe comparte con el yo del creador y su propio yo la autoactividad transformada en la forma de la representación, en este caso del reloj diseñado, que se percibe en común autoactividad. Es un momento máximo donde el diseñador ha conseguido que el observador se impulse hacia el objeto y capte la profundidad del Yo absoluto compartido por los sujetos en el modo que expresa la forma en el espacio/materia del espectador.

El diseño domina nuestras vidas. Es común que hasta un tornillo tenga una estética. todo ello supone que estamos inundados de formas estéticas que nos repelen o nos atraen en cierta manera. El objetivo del diseñador es que todos los objetos que diseñe ofrezcan una atracción, pero si esta atracción surge como un impulso irrefrenable dentro de la conciencia e incluso nos trastorna atrapando nuestra atención, entonces el diseñador ha podido contactar con el Yo común de autoactividad del espectador y de él mismo. El diseñador ha generado una obra atractiva, que atrapa el yo como acción y autoactividad que es captado por el espectador como propia actividad, donde el espectador pasa a ser sujeto activo de la obra de arte en cuanto pone en su conciencia el objeto representado, que a la vez es sujeto. Es el único momento donde existe un sentido universal de comunión intersubjetiva de comunidad compartida y sentida, donde se vislumbra el Yo que fundamenta a todos los yos prácticos. Ese impulso estético es el que percibí en la gente que fue a nuestro stand en EXPOGAY. Me gustaría expresarme mejor y mas claramente, pero quizá una descripción de lo que aprecié podría ser más aclaratoria que toda esta metafísica, que por otro lado es muy práctica.

Fue muy espontáneo el montaje del stand. Si bien sabíamos el color de las moquetas o de los muebles, no teníamos ni idea del espacio que podían ocupar o de la incidencia de la luz sobre los relojes, de momento objetos. Colocando los relojes en sus expositores les fuimos dando la luz adecuada para que de los objetos emanaran sensaciones y afectos. Vistos así la realidad estaba en ellos como objetiva, pero colocados en el expositor y con la incidencia de los proyectores, desprendían una atracción irrefrenable no como deseo por carencia que es el fundamento del objeto como realidad exterior, sino como plenitud e impulso recíproco. Era lo que sentíamos nosotros con el goce estético de su visión, que nos ofrecía un deleite plenamente contextual en su forma, además de ese encanto que nos impulsaba a verlos sin sentir cansancio. La descripción de esta visión es subjetiva por dos veces, en cuanto es de un sujeto, yo mismo, y de que ese sujeto es parte del equipo de diseño del reloj. Había que esperar hasta qué punto era la perspectiva de un sujeto o de varios sujetos que tuvieran diferentes espacios topológicos o lo que es lo mismo diferentes modos de ver la vida.

La escena que se produjo en el stand todavía fue mucho más explícita en cuanto al impulso estético. Los visitantes a la feria pasaban indiferentes por las calles de la exposición a uno o dos metros de distancia. Cuando veían los expositores de diseño propio con nuestros relojes, inmediatamente se dirigían a ellos, los miraban los tocaban perplejos, asombrados y complacientes. Las expresiones de agrado eran constantes, como un momento de comunión. No existían barreras, ya que no el más tímido vendedor no se hubiera acercado a compartir esa experiencia común del goce estético de la forma creada por el diseñador. Esa experiencia común es el impulso estético recíproco como autoactividad del Yo que fundamenta a los dos yo, espectador y diseñador.

En resumen, el impulso estético de un objeto producido y creado es una experiencia compartida de dos sujetos de la autoactividad común aunque no exista la presencia del productor. El objeto creado es realidad activa plasmada del yo del creador que como sujeto es actividad y libertad del Yo fundamental. En la reciprocidad del impulso estético es posible que sea el punto de mayor aproximación de dos sujetos como yos individuales que se corresponden en el fundamento de la actividad de lo real.

1 Comentario

  1. La verdad que no puedo opinar de la exposicion de Expo guy y las impresiones que cuasaron a los visitantes los productos tuyos en este caso los relojes, creo en tus diseños y me gustan y me imagino que si estos relojes saliesen de tu despecho y viajasen por alli se triunfarian seguro, y esto con lleva mucho sacrificios personal , economico y se que no sera una tarea facil, para este fin hay que contar con una paltaforma permanente y personal especializada, y esto es un esfuerzo grande hoy dia para una etidad que su actividad principal no es este fin.
    Pero estoy seguro que tus productos con los diseños y acabados que contienen si saliesen por alli con Basilea y Oaska y NY serian un exito total,pero ambos sabemos que no sera una tarea facil ya que tienes otras obligaciones y unas gente dependen de ti a diario, ojala que uno pueda duplicarse o simplemente dedicarse a los que mas le gusta , asi el trabajo no le pesa y se siente mas realizada.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>