La franqueza no vende

Desgraciadamente al español no le gusta la franqueza. Prefiere las palabras bonitas, el sí a todo, que no la claridad en la propuesta, ya que la franqueza misma implica seriedad y esfuerzo. Contrariamente, el español es escéptico por naturaleza y es muy contradictorio...