Y los chinos ¿qué piensan de nosotros?

chinablogcambiado1.jpg

Es generalizado leer en todos los foros de relojes de España, en las secciones de economía de los medios de comunicación, desvalorar el producto de fabricación china, tachándolo de muy mala calidad. Relojes, ropa, coches, computadoras, teléfonos, etc., todo lo que suene a made in china suena como un todo a 100. El fenómeno no es nuevo ya que en los años 60 con el comienzo del “milagro japonés” todos nos reíamos de las viejas casetes made in japan. Preferíamos el producto nacional aunque mucho más caro, pero ya desaparecido en todos los ámbitos de las líneas de electrónica. Ahora, nuestra sorna cae sobre cualquier valoración del producto chino, como si conociéramos aquella cultura, por haber ido a cenar un par de veces rollitos de primavera.

Los chinos piensan lo mismo que nosotros de ellos pero con aderezo. Pare ellos el producto español es de muy mala calidad, incluso peor de lo que ellos fabrican a destajo. Si alguien quiere vender relojes en China ni se le ocurra decir que los fabrica en España como si fuera un valor añadido. Es como si alguien de Uganda nos quisiera vender guitarras españolas y nos convenciera de que son de muy alta calidad, porque las han fabricado toda la vida. Y solo son relojes, porque si vamos un poco más allá piensan que somos incapaces de fabricar nada bueno.

Otro aspecto de nuestra cultura que tampoco es muy valorado allá es la cultura de los toros. El mero hecho de matar un toro en un plaza, nos hacen ante sus ojos como una gente muy violenta, que es capaz de ver sufrir a un animal sin inmutarse. Les puedes explicar todos los argumentos que queramos sobre la fiesta, pero somos crueles y violentos por el mero hecho de permitirlo.

Nosotros creemos que nuestra comida es muy buena y que los chinos de les debe de encantar la paella. La odian. Les sabe a rayos como a nosotros su verdadera comida, la del arroz como si fuera engrudo o los pedazos de cartílago que parece en que se basa toda su dieta.

Cuando un chino viene a España, lo ve todo viejo, anticuado y sucio. Estos chinos vienen de ciudades muy modernas, que han cambiado mucho en diez años. Están acostumbrados a ciudades modernas y luminosas. Aquí en España las ciudades han cambiado muy poco su aspecto, ya que el mantenimiento de los cascos históricos tanto de Madrid como de Barcelona, dejan mucho que desear y eso es lo que juzga el chino cuando viene aquí. Además, aquello de que España huele a ajo es verdad y sobre todo Madrid, que hay un bar en cada esquina.

Para los chinos les da igual si eres catalán, valenciano o de Madrid, todos los estereotipos siguen vigentes con el valor añadido de que encima nuestro producto es de mala calidad. La conclusión es que el producto español no tiene trascendencia fuera de nuestras fronteras por más que insistan políticos y empresarios. Puede que para vender en el extranjero haya que variar la estrategia comercial, porque la marca España, hoy por hoy, no vale un colín.

2 Comentarios

  1. atonito me dejas :O

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>