Superar o modular

 

El concepto de superación lo presenta Hegel en Filosofía real y en la Ciencia de la lógica con un doble sentido, que envuelve una negatividad implícita. El primer sentido es el de guardar, mantener y poner fin, que implica que el que guarda está incluyendo una negatividad mientras mantiene y pone fin a un asunto. Este guardar está al margen de la influencia de lo externo, que una vez superado a la vez se mantiene y guarda ofreciendo ese doble sentido de guardar, pero seguir en la cosa una vez guardada. Con ello Hegel expresa que la razón no mantiene una determinación finita, sino que es esa determinación y su contraria, con un doble sentido que recoge y guarda la determinación finita mientras avanza en su contrariedad. La cosa es ella misma y su contrario, de ahí que la negatividad esté implícita en la superación cuando la cosa determinada se piensa en su contrario.

Para Hegel la materia es la negatividad que es superada en cuanto es pensada por el sujeto absoluto como espacio y tiempo. Con respecto al tiempo Hegel plantea la superación en sí misma como dimensiones de negatividad, donde lo que es ahora-presente ya supera al futuro que se transforma en presente y este presente se supera al convertirse en pasado. Estas son las dimensiones del tiempo, pasado, presente y futuro todas ellas determinaciones pero a la vez diversidades y negatividades que guardan a la materia la mantienen. En realidad para Hegel las dimensiones del espacio y del tiempo son superaciones y diversidades de la materia de esta como negatividad que en sí misma hace posible esa contradicción de la determinación en el espacio y las dimensiones del tiempo.

El problema es que en el español, ese sentido doble que pretende darle Hegel no existe y aunque sea un concepto filosófico que se aplica a la materia como forma de determinarla en el espacio y el tiempo, superar es sinónimo de vencer, dominar sobrepasar, romper barreras, ser superior a otro, etc. El superar no guarda ni mantiene nada sino que rompe barreras, las trasciende y las olvida, más de acuerdo con la posterior idea de superación de Nietzsche como transcender o transmutar que la que pretende ofrecer Hegel. Superar para los dos filósofos alemanes tendría en el español un sentido único, aunque en su idioma los conceptos sean bastante diferentes y los pensamientos de ambos estén enfrentados.

La superación en sí misma no retiene el tiempo sino que lo traspasa y lo olvida. Desde este punto de vista, la superación es un fin, y por tanto, es éxtasis de futuro, que utiliza el presente para trascender y alcanzar su meta. Superar el tiempo es olvidar el pasado, pero ¿qué es el yo si no pasado? El pasado se traspasa en la superación rompiendo la barrera que lo delimita. Si en principio la superación es un instante de ruptura con la detención o la inercia que impide el avance, no mantener el pasado como intérprete de las demás dimensiones del tiempo, que es el tiempo propio como yo mismo, impide elaborar cualquier protocolo de actuación para un fin determinado. Tampoco los valores como utilidades sirven de mucho si no se recuerdan y se rompen constantemente cuando prevalece la superación y la trascendencia como ruptura y olvido.

En el yo mismo como propio, las dimensiones del tiempo no se superan, ya que deben de estar en armonía. Para conseguir ser armónico el yo tiene que modular el tiempo en lugar de superarlo. El modular implica armonía, pero también desarmonía porque esta es necesaria para que la una y la otra puedan estar de acuerdo. Leibniz fue quien estableció la idea de un acorde de series divergentes y multidimensionales donde subyace la armonía, cuyo espacio de significado es la conveniencia. Esa armonía alcanzó una idea mas cercana al Yo con Schelling quien explicaba que existía una armonía preestablecida entre el mundo real y el ideal, el sujeto y el objeto, lo consciente y lo no consciente, el yo y la naturaleza. Schelling decía que todo saber es coincidencia del sujeto con el objeto que se manifiesta recíprocamente. La armonía preestablecida de Schelling es el fundamento para que su sistema pueda ser forjado dentro de una naturaleza y un yo que como producción y productos son recíprocos y se entienden así. Si en Hegel la materia era una negatividad de la que partía las dimensiones del espacio y del tiempo, la armonía establecida como una positividad es el fundamento de las dimensiones recíprocas del producto y lo producido. Con lo cual tanto lo negativo como fundamento como lo positivo son en sí mismo recíprocos para fundamentar el algo y el alguien en la dimensión del tiempo. Lo único que se necesita es una modulación entre lo disarmónico de una negatividad y lo armónico de la positividad que fundamenta y ese es el yo que modula.

El modular consiste en modificar los factores de un proceso de un modo cualitativo, que puede ser armónico pero a la vez interpretativo. Ello significa que el modulador que interpreta varía los factores según el propio uso y las propias consecuencias. La armonía puede ser dodecafónica, donde se utiliza todos los intervalos y no existe una jerarquía tonal. Ello implica una armonía/desarmonía de carácter horizontal no jerárquica, y por tanto, sin reglas universales por encima del yo. Es el yo el que impone las reglas para la función armónica, como el mismo dodecafonismo que impide una nota con mayor tono que otra, Los conceptos, los modos, los correspondientes son equivalentes entre sí e igualmente útiles y prácticos dentro de la propia interpretación.

En realidad, el superar y el modular son correspondientes dentro de una teoría interpretativa de la reciprocidad. Superar rompe la barreras del pasado en aras a un futuro en el presente, pero en el modular armoniza los diferentes acordes del tiempo. El yo supera la tendencia del pasado a detener el cambio, que con la modulación interviene para que el cambio no sea una variabilidad caótica de velocidades infinitas, como explica Deleuze. Aunque él no le confiere al yo nada mas que la tarea de crear opiniones pero no conceptos, el yo en sí mismo es el concepto primero, el concepto del tiempo.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>