La productividad entendida como tiempo es alienación.

La productividad entendida como tiempo es alienación.

 

La productividad entendida como tiempo es alienación.

Tal afirmación necesita que los tres conceptos sean explicados adecuadamente. En principio, la productividad es la relación entre el capital físico y el rendimiento laboral. Es lo mismo que decir que la productividad es la relación entre las cosas producidas y el tiempo que se emplea para ello. Implica que a menor tiempo empleado para conseguir el mismo resultado aumenta la productividad.

La alineación es un alejamiento que puede ser individual o social. El concepto de alienación del ser social es el que utiliza el marxismo para su explicación de su teoría del trabajo alienado. La alineación individual es la que se relaciona directamente con el concepto del tiempo.

Como se define de esa forma la productividad, el concepto del tiempo es de medición, de control del mismo. Severino posiblemente ha sido el filósofo que ha vinculado estos tres conceptos, de un modo ontológico, vinculados al ser eterno. Para Severino la producción de una cosa actualmente se piensa como algo que procede de la nada y que al destruirla vuelve a la nada. El trayecto que recorre la cosa desde que sale de la nada y vuelve a la nada es el tiempo, del no ser al ser y vuelta al no ser. Esto es lo que Severino reconoce como alienación.

Este concepto donde el tiempo es el origen de la alienación esencial es metafísico trascendental, no existencial ni sociológico ni teológico. Severino piensa en la idea original más allá de Parménides donde ninguna cosa puede provenir de la nada y ser algo. Por ese motivo pensar en que se puede crear cosas de la nada, no tiene sentido. Es como pensar en nadas que solo pueden ser concebidas más allá del pensamiento humano. Severino explica que mucha de esta alienación se le debe a la técnica por ser pensada como la capacidad de producir cosas en un tiempo medido. La consecuencia metafísica sería algo así como querer medir la nada como la locura del ser occidental.

El pensamiento de Severino, si bien nos acerca al nexo de los tres conceptos implicados, productividad, técnica, alienación, implica a la técnica occidental de producir cosas como tiempo medido la causa de alienación. Según él deberíamos de acercarnos a un conocimiento trascendental del individuo como autoconsciencia y expresión de un Super-Dios que aparece como el yo de consciencia de esa autoconsciencia. Una solución metafísica concebida para una naturaleza del hombre eterna y necesaria que trasciende la conciencia de ese gran Dios trascendental. Para Severino la producción de cosas en la ciencia moderna es de carácter cuantitativo, mientras si hablamos desde el punto de vista aristotélico o filosófico sería artesanal, que es un discurso metafísico. La idea interesante que se puede extraer es que el individuo pensado como tiempo está alienado, y la consecuencia es que el yo puede comprender esta alienación si percibe el vínculo del tiempo medido con la productividad.

El individuo comprendido como tiempo es el yo que se percibe él mismo como tiempo. Eso sucede cuando distingue un origen pasado de su nombre. El recuerdo de su nombre propio o cuando es nombrado por primera y percibido a lo largo de su existencia, es el primer paso para percibir un tiempo fuera del tiempo medido. Si el tiempo medido es alienación, comprender el tiempo propio es el procedimiento contra la desalienación. Es el conflicto entre la concepción del tiempo medido contra la idea del tiempo propio como una lucha de contrarios.

Uno de los grandes problemas que tiene que luchar el individuo como yo/cuerpo es el otro introducido en él mismo. Lacan decía que el yo es el otro y Freud hablaba de la introyección del otro en la formación de la conciencia en forma de superyó. Las reglas, las ideas ejemplares, los axiomas de comportamiento, todas esas formas de alienación introducidas sin filtro son alienantes para el individuo. El individuo no es tal sino que forma parte de la colectividad de la regla del otro y queda subsumido a una conciencia supersocial como ese Super-Dios del que habla Severino. Y eso es estar alienado por el otro.

Estar alienado es ser un zombi, pero ser un zombi es el individuo que no tiene conciencia de sí mismo. Por eso, todos nacemos zombis. Hasta los dos o tres años no tenemos recuerdos de nosotros mismos. Durante toda la vida perdurarán los estados de zombis de no-consciencia, que son los estados fisiológicos y vegetativos además de los actos rutinarios que se desarrollan durante el día. Así la desalienación comienza cuando el individuo es consciente del nombre propio. Desde ese momento empieza una lucha para comprender la diferencia entre el tiempo medido y su contrario, el tiempo propio. El individuo mantiene la alienación mientras sea el otro, desde la manera de respirar, de comer o de memorizar y pensar e incluso la incrementa si subsume su pensamiento en el ser colectivo que lo dispersa.

La productividad está implicada en el proceso de producción de las cosas a través de la técnica. La técnica actual busca reducir el tiempo de fabricación vacía de la cosa implicando una idea de medición. Pero la producción dice Heidegger a través de la técnica puede ser llevada a cabo como una mera fabricación o de una forma llena de significado artístico, que es una técnica concebida como añadir algo a la cosa, la belleza. Esta idea de producción trata de vincular la estructura de emplazamiento, o sea la idea esencial, con el producto a producir con su respectiva forma. Heidegger lo llama el traer delante, el aparece de lo oculto. Una idea esencial es comprender la idea del tiempo no alienado. A este concepto Heidegger lo llama serenidad, donde la técnica equivale a un producir artístico fuera del producir huero y vacío de la medida.

La serenidad, en nuestro caso equivaldría a un proceso de desalineación, basado en la creatividad y producción artística, para ir rompiendo barreras, normas, categorías que impiden al yo comprenderse como individuo que piensa y no como otro o como ser de una colectividad amorfa y diluida sin significado. La importancia de dar forma al significado, ya sea como espacio topológico o como estructura de emplazamiento como vínculo de la cosa bella producida es el futuro del individuo entendido como tecnoartesano. Este tecnoartesano es el que junto con la creatividad o serenidad llevará a cabo la tarea de desalienación durante el proyecto que es su vida.

El proceso de desalienación es la separación de la alienación, una tarea al fin y al cabo. El individuo que pretende no estar enajenado tiene que separarse o parar-se y detenerse y alejarse de algo. Ese es el significado de la palabra separación, alejarse de lo que dispone como realidad propia y circunstancial. Así le puede dar un nuevo contenido a esa realidad con ayuda también de otras dos herramientas, la memoria y la inteligencia.

Esta separación es una realidad extática. En la separación está el origen del concepto de extático. El concepto de extático significa que altera un estado de equilibrio o sale de un estado a otro. La alienación no deja de ser un estado de equilibrio, ya que en sí misma es una rutina automática, donde los estados de conciencia zombis, siguen una línea de la que no se puede salir. A menos que exista un “fuera de” un momento en que dé lugar a una separación. La separación es extática y lo extático es separación.

La alienación se define como un extrañamiento por el otro en los estados zombis o en el zombi neonato. Así desde el inicio de la vida dije que todos somos zombis y paulatinamente nos alienamos porque la identidad del sí mismo es la del otro. La tarea es salirse fuera de ese estado de alienación a través del concepto de extático, percibir el tiempo como propio, para poder separarse de ese disponer alienado.

La tarea de desalienación es dura ya que es inacabada y no termina hasta la muerte, cada vez que un individuo es consciente de sí mismo y se separa de la alienación, consigue alejarse y disponer de una nueva capacidad de creación. La desalienación aumenta la creatividad del individuo y el individuo que es creativo es el tecnoartesano.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>